Acodeco orienta sobre las tarjetas de crédito

En el mercado panameño existe una gran oferta de diversos tipos de tarjetas de crédito y financiamiento con diferencias significativas, entre las tasas promedios de interés, costos de anualidad, seguros y otros cargos que esta conlleva.

La Ley 81 de 31 de diciembre de 2009, “que tutela los derechos de los usuarios de las tarjetas de crédito y otras tarjetas de financiamiento”, prohíbe imponer cargos o costos adicionales o exigir una compra mínima o monto mínimo al consumidor al pagar con tarjetas de crédito. La Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) señala que cuando el consumidor va a pagar con tarjeta de crédito, el comercio no puede imponer cargos o costos adicionales ni tampoco establecer un monto mínimo para la transacción.

Además, la Acodeco, en colaboración con la Superintendencia de Bancos de Panamá, realiza cada 3 meses un ‘Estudio Comparativo de Tarjetas de Crédito y Financiamiento’.  Los consumidores interesados en adquirir una tarjeta de crédito y financiamiento por primera vez, deben consultar este estudio para tener la información sobre sus costos y cotizar, en la medida de lo posible, en un mínimo de tres entidades financieras para poder evaluar qué tipo de tarjeta le conviene y le brinda los mejores beneficios y se ajuste a sus necesidades.  Igualmente, si el consumidor posee tarjetas de crédito es recomendable que evalúe las tasas de interés y otros costos para poder aplicar, si lo necesita, de una compra de saldo de otra entidad financiera que ofrezca mejores tasas y condiciones.

La Acodeco emite algunas recomendaciones a los consumidores, a la hora de adquirir una tarjeta de crédito como: ser responsable, evitar compras compulsivas y uso excesivo de las tarjetas de crédito y siempre pague a tiempo para evitar recargos.

Además es importante evitar los recargos.  Esto se hace pagando antes del vencimiento de la fecha de corte y cancelando el saldo total, o haciendo pagos mayores al monto correspondiente al pago mínimo; firmar la tarjeta en la parte de atrás inmediatamente la reciba; planificar las compras; no utilizar la tarjeta de crédito para pagar compras por impulso; se ha demostrado que las personas sienten menos remordimiento al usar la tarjeta versus el dinero en efectivo.

Verificar que en su estado de cuenta no haya compras duplicadas, o se registren compras que usted no efectuó y que se hayan registrado todos los pagos efectuados.  No tenga más tarjetas de las que en realidad necesita y pueda pagar; si su tarjeta de crédito está hasta el límite máximo, cancele el saldo adeudado, por medio de un préstamo a una tasa inferior a la que está pagando (la Ley 81 ofrece esta alternativa en su artículo 13).

Otras indicaciones importantes son: 

  • Evitar retiros de dinero en efectivo en cajeros automáticos, ya que se hacen cargos adicionales.
  • Sea precavido al aceptar un límite de crédito superior a sus ingresos, ya que se corre el riesgo de endeudarse excesivamente.  La Ley 81 de 2009 permite hasta 3 veces su ingreso mensual, salvo que demuestre ingresos adicionales.
  • Al pagar en un comercio, no pierda de vista la tarjeta de crédito.  Si el dependiente debe ir a un lugar del local, donde está el punto de venta, solicite acompañarlo.
  • Si pierde o le roban la tarjeta de crédito, repórtelo inmediatamente al banco emisor y a la Policía Nacional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *