Anticonceptivos de larga duración

  

Anticonceptivos de larga duración empiezan a ser preferidos por mujeres y médicos

 

 

Métodos anticonceptivos de larga duración se vuelven cada vez más usados. Ofrecen un esquema de uso más sencillo y permiten fácilmente el retorno a la fertilidad.

 

Una encuesta mundial determinó cuáles son los métodos anticonceptivos más recomendados por los profesionales, así como los que más utilizan personalmente.

 

La mujer moderna vive en una constante lucha por congeniar su vida personal, estudio o carrera, relaciones, familia, el hogar, la maternidad, la pareja… Y en este día a día cada vez más se cuestionan y toman decisiones en relación con su futuro, las cuales están estrechamente ligadas con su sexualidad y deseo –o  no- de ser madre, tener más hijos o poner punto final a esa etapa.

 

 

A su vez, la sexualidad femenina y la maternidad están íntimamente relacionadas con el concepto de planificación y anticoncepción. Si bien existe una amplia variedad de métodos anticonceptivos, cada uno tiene sus bemoles. No obstante, cada vez hay más mujeres que quieren un método más fácil de usar, que sea seguro y efectivo, pero del cual no tengan que estar tan pendientes o, incluso, preocupadas de si lo usaron o no. 

 

Es así como en la actualidad existe una tendencia hacia el uso de los llamados métodos anticonceptivos de larga duración, los cuales destacan –en general- por ser dispositivos que ofrecen anticoncepción segura y eficiente por años.

 

Entre estos métodos se encuentran los llamados Sistemas Intrauterinos (SIU) que liberan, de forma controlada y focalizada, levonorgestrel, un progestágeno (hormona) de segunda generación utilizado como ingrediente activo de ciertos anticonceptivos hormonales. Se trata de un método muy relevante, tanto, que la Organización Mundial de Salud lo tiene en su Lista Esencial de Medicamentos.

 

El sistema intrauterino liberador de levonorgestrel (SIU-LNG) es un dispositivo de plástico en forma de T que se introduce en el interior del útero y puede mantenerse allí durante un máximo de cinco años, con una recuperación plena de la fertilidad tras su retiro.

 

El SIU-LNG libera diariamente una pequeña dosis de la hormona levonorgestrel y presenta la dosis de hormonas más reducida de todos los anticonceptivos hormonales. Puede utilizarse también durante el periodo de lactancia una vez transcurridas 6 semanas del parto.

 

En esencia lo que hace es adelgazar el revestimiento del útero para prevenir que un óvulo fertilizado se implante; además, espesa el moco cervical para impedir que el esperma llegue al óvulo y puede detener la ovulación.

 

Los SIU-LNG tienen una eficacia del 99,8%, y también han demostrado que pueden reducir la intensidad del flujo menstrual, la duración del período, hacerlo menos doloroso e, incluso, suprimir la menstruación por completo.

 

Estos beneficios, más la facilidad de su uso y la tranquilidad que ofrecen, ha hecho que los anticonceptivos de larga duración sean cada vez más usados por las mujeres pero, también, más prescritos por los especialistas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *