Artritis, un problema mundial

Artritis, un problema mundial

 

 

Vivir mejor para envejecer bien

 

La  artritis reumatoide es una enfermedad crónica que causa dolor, rigidez, hinchazón y limitación en la movilidad y función de diversas articulaciones.

 

El tratamiento de los pacientes debe enfocarse en ayudarle a disminuir o eliminar el dolor para que recupere su calidad de vida.

 

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, lo que significa queciertas células del sistema inmunológico no funcionan correctamente y comienzan a atacar los tejidos sanos,  principalmente las articulaciones.

 

A pesar de que la enfermedad puede afectar cualquier articulación, las pequeñas como de las manos y los pies tienden a verse afectadas de manera más frecuente y en ocasiones la inflamación también puede afectar los órganos como los ojos o los pulmones.

 

Entre los principales síntomas que puede ocasionar esta enfermedad se encuentran el dolor, la rigidez, la hinchazón y la limitación en la movilidad a nivel de las articulaciones. Además es frecuente  la pérdida de energía y la pérdida del apetito. La rigidez que se observa en la artritis reumatoide activa, se agrava con mayor frecuencia durante la mañana y puede durar de una a dos horas o incluso todo el día.

 

Existen otros factores que probablemente también intervienen en la artritis. Por ejemplo, los genes que afectan el sistema inmunológico pueden hacer que algunas personas sean más propensas a sufrir esta enfermedad, la cual  puede ser difícil de detectar, porque puede comenzar con síntomas leves a cualquier edad, aunque la mayoría de los casos aparecen en personas entre los 40 y 60 años.

 

Aun cuando no se sabe que la causa, las investigaciones han dado una mejor idea  de lo que hace que el sistema inmunológico ataque al cuerpo y genere la inflamación. En la artritis, el foco de la inflamación se encuentra en la membrana sinovial que es un tejido que recubre la articulación y es allí donde las células del sistema inmunológico liberan sustancias químicas que causan inflamación. Dichas sustancias pueden dañar el cartílago que sirve de amortiguación entre las articulaciones y los huesos.

 

Para evitar la discapacidad que provoca la artritis reumatoide, es fundamental lograr un diagnóstico y tratamiento lo antes posible, ya que esto favorece una menor inflamación y dolor, que conduce al daño articular y a la disminución de la calidad de vida de los pacientes.

 

Aun cuando no hay cura para esta enfermedad, existen tratamientos novedosos que ofrecen un grado de alivio de los síntomas de bueno a excelente para la mayoría de los pacientes, quienes, luego de someterse a dichos tratamientos pueden llegar a alcanzar niveles de actividad normales o casi normales.

 

Por lo anterior, el objetivo del tratamiento es disminuir los síntomas y lograr una «remisión», es decir que no presentan signos de enfermedad activa.

 

Un ejemplo de ello es Xeljanz®, nueva terapia oral para el tratamiento de la artritis de moderada a severa que se ha desarrollado para el control y tratamiento de la enfermedad. Este fármaco consiste en una molécula pequeña de síntesis química (no orgánica), con un nuevo mecanismo de acción que actúa como inhibidor de las enzimas JAK (Janus cinasa), que están involucradas en la comunicación y respuesta del sistema inmunológico, actuando desde el interior de las células para inhibir el proceso inflamatorio que produce la AR.

 

Al ser una terapia de síntesis química vía oral (tabletas) el paciente obtiene el gran beneficio de la autonomía y la recuperación de su calidad de vida, además de que se reduce la dependencia de un tercero en su administración, a diferencia de la mayoría de los medicamentos inyectables actualmente utilizados.

 

En los estudios clínicos, los inhibidores de enzimas JAK han demostrado su eficacia ya que casi el 20% de los pacientes logró la remisión en los primeros 6 meses de tratamiento  es decir, lograron el control del padecimiento al grado de no presentar síntomas.

 

 

Xeljanz® también ha demostrado beneficios en cuanto a la rápida reducción de signos y síntomas de la enfermedad frenando el daño articular, la inflamación y el dolor de la zona afectada, lo que resulta en una mejoría sostenida de la función física.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *