Gui Rodríguez

Gui Rodríguez

lucir@lucirbien.com

     

 

Website URL: E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El Archipiélago de las perlas contara con un exclusivo Hotel RITZ-CARLTON RESERVE

Súper Ocean Party "Una Aventura por la Bahía" con CalleAbajoLT

         Obesidad infantil: Pequeños cambios para grandes logros

           

Para el niño que es obeso, después de los 6 años de edad, la probabilidad  de obesidad  en la adultez sobrepasa una proporción del 50%.

 

El 50% del éxito en el tratamiento de la obesidad infantil es la actividad física.

 

Con simples cambios al endulzar los alimentos de su niño, podrá recortar hasta 100 calorías por día utilizando edulcorantes como Splenda en alimentos, bebidas y postres.

 

 

La obesidad  en la infancia  no suele ser un trastorno benigno, pese a la creencia  popular de que a los niños con sobrepeso se les pasará  este problema con el crecimiento. Las consecuencias de la obesidad durante la infancia incluyen dificultades  psicosociales (discriminación, imagen de sí mismo negativa, menos socialización), mayor frecuencia de hiperlipemia, hipertensión y tolerancia anormal a la glucosa.

 

Sobre este tema la nutricionista Fanny de Cardoze comentó, “Para el niño que es obeso, después de los 6 años de edad, la probabilidad de obesidad en la adultez sobrepasa una proporción de 50% y los riesgos son significativamente mayores si la madre o el padre son obesos.  Los niños que tienen un ligero aumento de peso, no deberán someterse  a dieta de reducción de peso. La meta de tratamiento en el niño con sobrepeso será el mantenimiento del mismo. Esto le da al niño tiempo para crecer hasta alcanzar su peso ideal”.   

 

El niño que ya sobrepasa su peso de adulto puede someterse con seguridad a una baja de peso lentamente de 10-15 lbs/año hasta que llegue al peso óptimo que tendrá de adulto. El niño que necesite bajar de peso requiere más atención de parte de la familia, el nutricionista y más esfuerzo de su parte. Esta atención comprenderá modificación de los hábitos alimentarios de la familia y mayor actividad física.  El programa será a largo plazo durante todo el período de crecimiento. La inactividad, por lo general acompañada de sesiones de televisión excesivas como aparatos de recreación como los videojuegos, debe modificarse para que el niño finalmente alcance la meta de peso a largo plazo.

 

Agregó la Lic. de Cardoze, “La alimentación de un niño obeso debe ser muy balanceada para garantizar su crecimiento y desarrollo, debe contener suficiente hierro para evitar la anemia ferropénica, incluyendo carnes, pollo y pescado. También es importante el aporte óptimo de nutrimentos para la formación de dientes fuertes y encías sanas. Los postres y los alimentos dulces se consumirán con poca frecuencia en las comidas para reducir la producción de caries. Se le puede ofrecer alimentos bajos en calorías endulzados con Splenda cuyo valor energético es menor, contribuyendo al control de peso”.    

 

Los niños tienen más necesidades energéticas que los adultos; el número de calorías que debe recibir diariamente un niño se puede calcular según la regla de Lawrence: 1000 kcal + 100 kcal/año.

 

Aunque se utilicen alimentos adecuados, hay que vigilar también la cantidad, porque un exceso puede causar problemas.

 

Además, la nutricionista Fanny de Cardoze nos recomienda que la alimentación sea variada para que el niño reciba las calorías, vitaminas y minerales que necesita para un desarrollo armónico: Por ejemplo: los lácteos como la leche y el yogurt que sean descremados o semi, ya que contienen menos grasa y a su vez proporciona la energía, proteína, calcios, vitamina y minerales que necesita el cuerpo.

 

En cuanto a las proteínas se adquieren en la carne, el pescado, las aves, los huevos, y el queso. Estos alimentos ayudan a reconstruir los tejidos y los músculos, proporcionando vitaminas y minerales pero debe tomar sólo la cantidad que su nutricionista le fije con arreglo a las calorías que necesite. Se debe evitar que las carnes sean fritas, preferiblemente que sean al horno, a la plancha o al vapor. Se pueden sazonar con limón vinagre, soja, o hierbas para cambiar el gusto y las verduras son convenientes para todos, proporcionan vitaminas, minerales, fibra comestible y muy pocas calorías. Las frutas, también son buenas para todos y proporcionan y sus beneficios son semejantes a los de las verduras. Entre otros. 

 

Otro factor que influye en un 50% del éxito en el tratamiento de la obesidad infantil es la actividad física la realización regular de actividad física trae un sin número de beneficios para la salud mental, emocional y física de los menores, ya que mejora la función cardiaca y pulmonar, promueve el crecimiento óseo, mejora la captación de glucosa a nivel muscular previniendo el desarrollo de diabetes mellitus tipo ii, ayuda a mantener el peso corporal, mejora la autoestima, mejora la concentración al aumentar la irrigación sanguínea del cerebro, previene el estrés, mejora el estado anímico al promover la liberación de endorfinas a nivel cerebral.

 

 

Por otra parte, la mayoría de los niños que practican deportes generan vínculos afectivos con otros niños  y desarrollan un espíritu de trabajo en equipo, lo cual es esencial para desempeñarse y desenvolverse adecuadamente en su etapa adulta. Es importante destacar además, que el trabajo y apoyo de los padres es fundamental para la realización de actividad física de sus hijos.  Aplique poco a poco estos cambios en los hábitos alimentarios de sus niños y verán muchos logros a largo plazo.  

CROCS  celebra la vida apoyando la Cinta Rosada

Inicia  “El Mes de la Salud Bucal” Campaña realizada por Colgate-Palmolive

La tecnología en la motivación del personal

Colombia, con las mejores clínicas y hospitales de Latinoamérica, según América Economía