DATOS INTERESANTES DE LA DIETA CETOGÉNICA

Por: Rodrigo Lam Manfredo | @solocomo.uno

ESTAMOS EQUIVOCADOS

Todo lo que sabemos hoy, sobre cómo perder peso, está errado.  Incremento de peso y obesidad está controlado por las hormonas y únicamente entendiendo los efectos de la insulina y la resistencia a la insulina, podremos alcanzar pérdida de peso sostenible y mejoramiento de nuestra salud.  

NO TIENE NADA QUE VER CON LAS CALORÍAS

Resulta ser que el problema de la obesidad es una mala administración y distribución de energía, NO la cantidad.  La energía en los alimentos está siendo redirigido hacia almacenaje de grasa, en vez de ser utilizado por el cuerpo.  Insulina, es la hormona que regula este proceso de almacenaje de grasas y redirección de la energía para este objetivo.  Exceso de insulina causa obesidad y el estado inflamatorio en nuestro cuerpo.  Cuando a las personas se les recomienda tomar insulina, por una diversidad de razones en su condición física, es inevitable observar un incremento en el peso como un efecto secundario.  Dicho esto, la obesidad es un problema hormonal, más que un desorden calórico.  Cuando reconocemos que la insulina está demasiado alta, entonces podremos entender que la pérdida de peso depende en reducir los niveles altos de insulina. 

¿QUE ES INSULINA?

Insulina es la hormona que regula y mantiene homeostasis (balance) del nivel de glucosa en la sangre proveniente de los carbohidratos, proteínas y azúcares que consumimos.  

El rango normal de glucosa en la sangre es entre 70 – 100 mg/dl.  Si consideramos que el cuerpo humano promedio tiene aproximadamente 5 litros de sangre, 70 – 100 mg/dl de glucosa es el equivalente a una cucharadita (tsp.) de azúcar.  El hombre promedio en los Estados Unidos, consume aproximadamente 35 cucharaditas diarias de azúcar de acuerdo a la Asociación Americana de Diabetes. 

Pero esto no lo es todo.  Como he mencionado, insulina es el mayor contribuyente a la subida de peso y almacenaje de grasa, pero hay otros factores, además de los carbohidratos que incrementan insulina.  Por ejemplo, estrés y cortisol (hormona del estrés), exceso de proteínas, y resistencia a la insulina.  

Cuando nuestras células no absorben glucosa por el exceso del mismo, estas se vuelven resistentes a la insulina para que no permita la entrada de más glucosa.  ¿Pero que causa la resistencia a la insulina? La respuesta es algo interesante la insulina.  

Si los niveles de insulina están demasiado altos, el cuerpo lo resiste como un mecanismo de defensa. Pero si el cuerpo se resiste a la insulina, este genera aún más.  Este círculo vicioso de insulina y resistencia a la insulina sucede en paralelo al estímulo de almacenaje de grasa e incremento en peso.  

Debido a esto perder peso no solo depende en reducir alimentos que estimulan insulina, pero también romper el ciclo de resistencia a la insulina.  Como la resistencia depende de altos niveles y persistencia, la solución es dejar al cuerpo por largos periodos de tiempo con insulina baja.  En otras palabras, darle un descanso al cuerpo de insulina alta por medio del ayuno.  Ayunar significa darte periodos de tiempo donde no estás comiendo.  Estos periodos pueden ser de 16, 20, 24 horas o más.

¿SERÁ QUE LA SOLUCIÓN ES SIMPLE?

Entendiendo la causa subyacente fundamental de la obesidad, resulta en una sencilla y exitosa estrategia para la pérdida de peso.  

Hay dos preguntas importantes en la obesidad.  ¿Qué comer? Todos los expertos y eruditos del tema están en consenso.  Reducir alimentos procesados, reducir harinas y azúcares, y comer bastantes vegetales.  

 Pero hemos obviado la segunda pregunta crucial: ¿Cuándo comer?  No tenemos que comer más frecuentemente para perder peso, necesitamos comer menos frecuente.   Eliminando meriendas es una forma sencilla para reducir la frecuencia de comer.

¿QUÉ RESULTADOS HA DADO ESTE MÉTODO?

Hemos visto muchos beneficios positivos con la dieta cetogénico y el ayuno intermitente.  Cabe mencionar que ambos deben realizarse en paralelo, ya que la alimentación cetogénica es la herramienta que ayuda ayunar de manera sostenida y prolongada.  Se ha controlado a varias personas que padecen diabetes mellitus tipo 2, sin la necesidad de insulina ni metformina. 

Se ha mejorado de manera consistente a varias personas con enfermedades autoinmunes, por ejemplo, fibromialgia, a controlar el dolor sin necesidad de medicamentos.  Además de consistentemente recibir testimonios de personas que han reducido significativamente el peso y su condición de obesidad. 

Se ha comprobado en reiteradas ocasiones que el estilo de vida cetogénico en conjunto con el ayuno es sostenible en tiempos prolongados.  Existen casos de éxito de personas que han adaptado su estilo de vida por completo sin ningún tipo de repercusión a su sistema renal, hepático, ni endocrino por más de cinco (5) años.  Muchos han criticado que este estilo de vida conlleva a pérdida de masa muscular.  

De acuerdo a un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, cuyo objetivo era evaluar los cambios inducidos por la dieta cetogénica en la composición corporal de pacientes obesos a través de tres metodologías diferentes, por cada 20 kg perdidos con esta dieta cetogénica, solo 1 kg es de músculo (5%); mientras que, con la dieta baja en calorías, el 25% del peso perdido corresponde a masa magra/músculo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *