Día Mundial Contra la Artritis Reumatoide

12 de octubre: Día Mundial Contra la Artritis Reumatoide

 

 

Artritis reumatoide: una de las enfermedades más difíciles de detectar

 

El 12 de octubre la Organización Mundial de la salud  celebra el Día Mundial de la Artritis Reumatoide y hace un llamado para generar una mejor comprensión sobre esta enfermedad que en su fase avanzada puede ser tan incapacitante como el cáncer.

 

 

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica que puede iniciar con síntomas leves pero tiende a agravarse rápidamente, comprometiendo seriamente la calidad de vida de quien la padece.

 

 

La artritis reumatoide es una enfermedad, que en sus inicios, por sus manifestaciones clínicas inespecíficas, es difícil de diagnosticar por lo que se recomienda la evaluación por parte  del médico reumatólogo.   Su diagnóstico es estrictamente clínico, donde el dolor de las articulaciones, la sensación de rigidez de las mismas y la hinchazón, puede sugerir al doctor esta enfermedad y tener que recurrir a la necesidad de exámenes de sangre y estudios de imágenes específicos (Rx, ecografía o Resonancias Magnéticas).

 

La artritis reumatoide afecta alrededor de 70 millones de personas en su etapa productiva a nivel mundial. Es una enfermedad sistémica, inflamatoria y crónica que se caracteriza por la inflamación de la membrana sinovial (que es la fina capa de tejido que recubre la parte interna de la estructura que envuelve las articulaciones), lo que produce dolor y limitación del movimiento, comprometiendo las actividades de la vida diaria de las personas  que la padecen. Si bien puede iniciarse con síntomas leves, tiende a agravarse, rápidamente, de no ser tratada a tiempo, causando daños que comprometen la calidad de vida de las personas.

 

La enfermedad es considerada autoinmune, y se desencadena porque las células del sistema inmunológico no funcionan correctamente y atacan las articulaciones sanas. La causa exacta es desconocida, pero a través de diversos estudios, se han podido identificar factores fisiológicos, genéticos y ambientales, relacionados con la enfermedad; lo que ha permitido un mayor conocimiento de la misma, incluyendo su historia natural y progresión.

 

“El inicio de la enfermedad es variable. Puede aparecer de forma brusca o bien con manifestaciones inespecíficas como malestar general, cansancio y dolor, especialmente en las pequeñas articulaciones de las manos y también de los pies,” explicó el Dr. Jose Antonio Herrera, Gerente Médico de Inmunología de Janssen. “Con el tiempo se van comprometiendo otras articulaciones, incluyendo las grandes, como las rodillas y los tobillos. En general las articulaciones de las manos y las muñecas son las primeras en afectarse, seguido por rodillas, tobillos y codos.”

 

Según el Dr. Herrera, el dolor es el síntoma principal de la enfermedad, el cual tiene el potencial de volverse tan incapacitante y de alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, como el cáncer y otras enfermedades crónicas.  Esta es una de las razones claves para identificarla y buscar tratamiento temprano.

A través de los avances en investigación y desarrollo se ha podido establecer un amplio conocimiento de la fisiopatología de la enfermedad, lo que ha permitido identificar el principal mediador inflamatorio de esta enfermedad, causante del daño articular, el cual es denominado Factor de Necrosis Tumoral. Este conocimiento ha llevado al desarrollo de lo que se conoce como medicamentos biológicos, a través de los cuales el tratamiento va dirigido, única y exclusivamente, al mediador responsable del daño que se produce en esta enfermedad.

 

Este tipo de medicamentos actúan en el lugar específico donde se está produciendo la alteración, en este caso, sobre el mediador que afecta y  genera los procesos de la inflamación, característicos de la enfermedad. Estos anticuerpos han demostrado una alta eficacia en el tratamiento de la artritis reumatoide, ya que al bloquear la acción de este mediador, no solo erradica los síntomas de la enfermedad, sino que preserva la estructura ósea del paciente, manteniéndola funcionando adecuadamente.

 

En Panamá se encuentran aprobadas por la dirección De Farmacia y Drogas  algunos de estos medicamentos de última generación. Entre estos anticuerpos terapéuticos, el más reciente, y de última tecnología es Golimumab, un anticuerpo monoclonal con gran afinidad y avidez para neutralizar el Factor de Necrosis Tumoral, impidiendo de esta forma la progresión de la enfermedad.

 

“Es un anticuerpo terapéutico que se ha obtenido a través de las últimas tecnologías disponibles. A diferencia de otros tratamientos,  produce muy pocos anticuerpos, lo que hace que su eficacia no se pierda en el transcurso del tiempo. Entre todos los anticuerpos terapéuticos disponibles, Golimumab es el que ha demostrado la mejor persistencia en el tratamiento a lo largo del tiempo,” aseguró el Dr. Herrera.

 

 

Independientemente del tratamiento, todos los especialistas coinciden en la necesidad de detección temprana, para prevenir que la artritis reumatoide se convierta en un verdadero obstáculo para la calidad de vida de las personas. Para el Dr. Jose Antonio Herrera de Janssen, es este uno de los puntos más importantes a resaltar. “Si una persona percibe los síntomas, es crucial que consultar a un reumatólogo. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *