Día Mundial de la Diabetes

 

 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes

 

 

Aumento de la diabetes, impacta salud mundial en el siglo XXI

 

La Federación Internacional de Diabetes, estima que para el año 2040 habrá en América 109.3 millones de adultos con diabetes

 

Ceguera, amputaciones, infartos e insuficiencia renal son algunas de las complicaciones

 

14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una campaña de prevención que se realiza debido a los altos índices de esta enfermedad en el mundo. Esta fecha fue instaurada en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 2007, las Naciones Unidas celebró por primera vez este día tras la aprobación de la Resolución en diciembre de 2006 del Día Mundial de la Diabetes, lo que convirtió al ya existente Día Mundial de la Diabetes en un día oficial de la salud de la ONU.

 

Según la Federación Internacional de Diabetes y su atlas de 2015, en América del Norte y el Caribe más de 44,3 millones de personas viven con diabetes,  de las cuales el 29,9% no saben que la padecen. En el caso de Centro y Sudamérica 29,6 millones de personas viven con diabetes y el 39,0% lo desconocen. En Panamá una de cada 10 personas tiene diabetes.

 

El incremento de esta enfermedad en los países en desarrollo es un problema complejo con múltiples factores, entre estos se destaca la obesidad, los bajos niveles de actividad física y la historia familiar.

 

 

¿Qué es la diabetes?

 

La diabetes en una condición crónica que ocurre cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede utilizar insulina, y se diagnostica midiendo los niveles altos de glucosa en sangre. La insulina es una hormona producida en el páncreas. Se requiere para transportar la glucosa desde la sangre al interior de las células del cuerpo donde se utiliza como energía. La falta, o ineficacia, de la insulina en las personas con diabetes significa que la glucosa continúa circulando en la sangre en niveles superiores a lo normal. Existen varios tipos de diabetes, entre ellos los más comunes son:

 

• Diabetes tipo 1, es el resultado de un proceso autoinmune con un inicio muy repentino. Quienes padecen de esta condición, necesitan terapia de insulina de manera permanente.

 

• Diabetes tipo 2, puede pasar inadvertida y sin diagnosticar durante años. En tales casos, los afectados no son conscientes del daño a largo plazo causado por su enfermedad. Es el tipo de diabetes más común. En este caso el cuerpo puede producir insulina, pero o bien esto no es suficiente o el cuerpo no puede responder a sus efectos, dando lugar a una elevación de la glucosa en sangre. Aunque todavía no se conocen las causas exactas del desarrollo de la diabetes tipo 2, hay varios factores de riesgo importantes, por ejemplo: obesidad, mala alimentación, inactividad física, edad avanzada, antecedentes familiares de diabetes, grupo étnico o alta glucosa en sangre durante el embarazo.

 

Diabetes gestacional, es la que aparece durante el embarazo. Puede conducir a graves riesgos para la salud de la madre y su bebé y aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más tarde en la vida.

 

El Dr. Daniel Abouganem, médico endocrinólogo del Hospital Punta Pacífica, asegura que “cuando no se tiene la diabetes bien controlada pueden aparecer complicaciones crónicas como ceguera, pie diabético, insuficiencia renal o problemas del corazón. Sin embargo, la buena noticia es que esta enfermedad y sus complicaciones pueden evitarsemanteniendo un buen peso, consumiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio y sobre todo manteniendo niveles adecuados de glucosa y de Hemoglobina glicosilada.”

 

Asimismo, datos del Atlas de la Diabetes afirman que ésta es una condición crónica que puede derivar en complicaciones serias y costosas, las cuales tienen un alto y creciente impacto en la sociedad.

 

Las familias en América Latina pagan de sus propios bolsillos en promedio entre el 40% y 60%de los gastos que genera tratar la enfermedad.

 

 

Recomendaciones alimenticias

 

Según la Federación Internacional de Diabetes las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y aquellos con diabetes tipo 1 pueden mejorar el control a través de:

 

Mantener un buen peso

Consumir agua, café o té sin azúcar, comer al menos tres porciones de verduras o vegetales cada día, incluyendo verduras de hoja verde como espinacas, lechuga y col.

Comer al menos tres porciones de fruta fresca cada día.

Limitar el consumo de alcohol a un máximo de dos bebidas estándar por día.

Elegir cortes magros de carne blanca, ave o frutos de mar en vez de carne y carne roja.

Elegir pan integral en lugar de pan blanco, arroz integral en lugar de arroz blanco y pasta integral en lugar de pasta refinada.

Elegir grasas insaturadas (aceite de oliva, aceite de maíz o aceite de girasol).

 

¿Cómo controlar la Diabetes Tipo 2?

 

Para mantener bajo control los niveles de glucosa en la sangre, el tratamiento generalmente incluye un adecuado plan de alimentación, ejercicio, monitoreo de glucosa en la sangre, medicamentos orales, inyectables y/o insulina. Aproximadamente 40% de las personas con diabetes tipo 2 requieren inyecciones de insulina. Dependiendo de las circunstancias de cada paciente, los médicos pueden recetar más de un medicamento anti-diabético.

 

Dentro de los tratamientos orales para controlar la diabetes tipo 2, existe un grupo terapéutico denominado inhibidores del co-transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2). Estos representan una nueva clase terapéutica que ha demostrado un buen perfil de eficacia y seguridad para el control de la diabetes tipo 2 y que están disponibles en el país. Estos medicamentos ofrecen un nuevo mecanismo de acción para el tratamiento de la diabetes pues induce la pérdida de glucosa a través de la orina, lo cual reduce los niveles de glucosa en la sangre favoreciendo el control de la diabetes. Los riñones realizan una importante contribución al balancear la glucosa en la sangre. Cuando la glucosa se filtra de la sangre a los riñones, ésta se reabsorbe de regreso al torrente sanguíneo.Esta clase de tratamiento, tiene un innovador mecanismo de acción que actúa desde los riñones, no desde el páncreas como lo hacen los tratamientos tradicionales.

 

Canagliflozina  (nombre de la molécula) es un medicamento  que pertenece a  esta nueva clase de tratamientos, inhibidores SGLT2.

 

De acuerdo con robustos estudios clínicos con más de 10 mil pacientes alrededor del mundo, canagliflozina ofrece un mejor control glicémico a la vez que reduce peso corporaly la presión arterial sistólica, factores determinantes para el control de las personas con diabetes tipo 2.

 

Cada paciente tiene requerimientos y necesidades únicas, por lo que es importante definir qué tratamiento es el más adecuado para cada persona. La visita a su médico y la constante comunicación con este, le permitirán tener información confiable y calificada. El buen control de la diabetes, el cumplimiento del tratamiento y supervisión continua hacen la diferencia en la evolución y la calidad de vida de quienes viven con diabetes.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *