El hierro, un mineral vital para su bebé

El hierro, un mineral vital para su bebé

 

 

El hierro es uno de los minerales más importantes para el ser humano, especialmente en la infancia, pues participa en diferentes funciones vitales para el organismo.

 

El hierro forma parte de la hemoglobina, cuya función principal es transportar el oxígeno en el cuerpo. Además, interviene en la función inmunológica y en el rendimiento intelectual.

 

Si no logramos cubrir los requerimientos diarios de hierro, el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno. La falta de estos glóbulos rojos sanos en la sangre produce una condición llamada “anemia por deficiencia de hierro”.

 

Los niños menores de dos años son más vulnerables a presentar anemia, pues su rápido crecimiento provoca una disminución de los depósitos de este mineral. Si la anemia no se corrige, puede impactar de forna negativa su crecimiento y desarrollo mental.

 

Para suplir los requerimientos diarios de hierro, ofrézcale a su niño alimentos ricos en este mineral. Existen dos fuentes de hierro en los alimentos: el de origen animal (hemínico) y el de origen vegetal (no hemínico). Conocer su diferencia es fundamental.

 

El hierro hemínico, considerado hierro de excelente calidad por su buena absorción, se encuentra presente en alimentos de orígen animal como vísceras, carnes rojas y peces de carne oscura.

 

El hierro no hemínico se obtiene de alimentos de orígen vegetal como frijoles y lentejas, y vegetales de color verde intenso como la espinaca. Estos se deben consumir con alimentos ricos en vitamina C, como la naranja o piña, para mejorar su absorción.

 

Por otra parte, el consumo de cereales fortificados puede tener un impacto positivo en los niños, al ayudar a prevenir las deficiencias de vitaminas y minerales, especialmente la deficiencia de hierro.

 

 

Recuerde consultar con su médico pediatra o nutricionista cuando tenga alguna duda respecto a la alimentación de su pequeño. Evitemos la anemia en los niños mediante el consumo adecuado de alimentos fuentes de hierro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *