Endometriosis enfermedad dolorosa

Endometriosis – una enfermedad dolorosa y difícil de tratar

 

 

El dolor causado por la endometriosis es física y mentalmente agotador y puede afectar todos los aspectos de la vida de una mujer.

 

Se calcula que la endometriosis afecta a una de cada 10 mujeres durante su vida reproductiva.


La endometriosis es una enfermedad crónica en la que el tejido semejante al que recubre el interior de la matriz (útero) se encuentra en otras partes del cuerpo. Este tejido forma lesiones endometriósicas las cuales se encuentran con mayor frecuencia en los ovarios y en todos los otros órganos de la pelvis de la mujer. En casos muy raros, estas lesiones se pueden encontrar en los pulmones e incluso en el cerebro. 
 

 

Una vez implantado fuera de la matriz, el tejido endometrial crece como reacción a los niveles cambiantes de hormonas durante el curso del ciclo menstrual. Esto causa inflamación y la formación de tejido cicatricial, lo que produce dolor.

 

Las lesiones cicatriciales también pueden causar adherencias, las cuales son áreas ‘pegajosas’ de tejido endometrial que pueden hacer que los órganos se fusionen entre sí. Además, la endometriosis puede producir quistes ováricos (masas en los ovarios llenas de líquido) que en ocasiones son grandes y dolorosos.

 

Síntomas de la endometriosis

Los síntomas más frecuentes de la endometriosis son:

Dolor Pélvico.

Dolores durante el período o la menstruación.

Dolores, antes, durante o después de las relaciones sexuales.

Fatiga.

Infertilidad.

Estreñimiento o diarrea durante la menstruación.

Presencia de sangre al orinar.

Sangrado rectal.

Sensación de dolor o una incompleta expulsión de la orina.

 

El Consenso Mundial de la Endometriosis para el año 2013 sugiere que:

Se debe de dar tratamiento médico basado en un diagnóstico empírico o clínico de la endometriosis antes o a falta de confirmación laparoscópica (en nuestra región muchas pacientes no tienen acceso o no pueden pagar una laparoscopia)

El manejo del dolor pélvico no se debe retrasar con el fin de obtener  la confirmación quirúrgica de la endometriosis.

El tiempo para la cirugía puede retrasar el tratamiento adecuado de la endometriosis.

 

Calidad de vida de la mujer con endometriosis

El dolor causado por la endometriosis es física y mentalmente agotador y puede afectar todos los aspectos de la vida de una mujer, durante sus mejores años, afectando su vida laboral y sus relaciones personales. El dolor puede interferir con la educación, la carrera profesional y la productividad laboral de una mujer. La disminución de la productividad, combinada con los costos asociados con el diagnóstico y el tratamiento de la endometriosis, representan una elevada carga económica para la sociedad.

 

Diferentes mujeres experimentan diferentes grados de dolor y la intensidad del dolor no siempre se relaciona con el tamaño o el número de las lesiones endometriósicas. Mientras que algunas mujeres presentan dolor sólo en momentos específicos del ciclo menstrual, una de cada cuatro mujeres con endometriosis sufre dolor durante todo el ciclo.

 

Factores de riesgo

Se calcula que la endometriosis afecta a una de cada 10 mujeres durante su vida reproductiva. Los factores de riesgo para desarrollar endometriosis incluyen: endometriosis en la familia, inicio de la menstruación en edad temprana y flujo menstrual abundante. Las mujeres que usan píldoras anticonceptivas y las mujeres con peso bajo (índice de masa corporal bajo) tienen menos probabilidades de desarrollar endometriosis.

 

La prevalencia de la endometriosis vs el cáncer de mama es preocupante para la sociedad,  se estima que (una de cada 8 pacientes padece de cáncer de mama), mientras (una de cada diez  pacientes padece de endometriosis).

 

El diagnóstico de la endometriosis

Los síntomas de la endometriosis pueden ser difíciles de reconocer; incluso, las mujeres que presentan dolor por endometriosis, pueden no darse cuenta de que tienen la enfermedad. Los síntomas a menudo semejan los de otras enfermedades como el síndrome de colon irritable y la enfermedad inflamatoria pélvica crónica, haciendo que sea difícil establecer el diagnóstico. Además, el público en general tiene poco conocimiento sobre la endometriosis y no existe una prueba simple para determinar si una mujer la sufre, por lo que pueden pasar varios años antes de que la enfermedad sea diagnosticada.

 

Para diagnosticar la endometriosis se usan el examen físico, estudios de imagen (ultrasonido y Resonancia Magnética Nuclear) y otras pruebas pero, para poder establecer un diagnóstico fidedigno, es necesario llevar a cabo un procedimiento quirúrgico llamado laparoscopía. Durante la laparoscopía, se introduce en el abdomen (generalmente a través del ombligo) un tubo delgado que contiene una cámara. Esto permite que el cirujano inspeccione los órganos de la pelvis y tome pequeñas muestras de tejido para su análisis.

 

Tratamiento

No existe una cura permanente para la endometriosis. Los objetivos del tratamiento son aliviar el dolor, retrasar el crecimiento de la endometriosis, mejorar la fertilidad (cuando una mujer desea tener hijos) y prevenir que la enfermedad reaparezca después de un tratamiento exitoso.

 

Los únicos tratamientos aprobados son las progestinas, y los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina.

 

 

Con frecuencia, estos tratamientos no cubren las necesidades de todas las mujeres que viven con endometriosis y sólo son seguros y efectivos durante un curso limitado de tiempo. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *