Fabian Ríos, ama su trabajo como actor

Trabaja en busca de valor y respeto como actor

 

 

 Ha hecho papeles de bueno, de malo, de salvaje y déspota, en telenovelas como Sin Senos no hay Paraíso, El Fantasma de Elena, Los Herederos del Monte, hasta que encarnjar a Willie, un conquistador apasionado y enamorado de su guardaespaldas, lo convirtiera en uno de los galanes actualmente más admirados de las telenovelas.

 

Habla en tono bajo, pausado, y tiene una mirada dulce que conquista dentro y fuera de las tramas de las telenovelas donde poco a poco ha ido cimentando una sólida carrera y distinciones por su buen desempeño.

 

Cientos de admiradoras sufrieron y derramaron una que otra lágrima al verlo morir en pantalla al final de Corazón Valiente, telenovela con la que se despidió de las pantallas panameñas hace pocas semanas, pero asegura estar preparado y abierto a nuevos proyectos.

 

Fabián ha hecho personajes de malo y también de bueno, pero no escoge uno u otro, porque lo que le gustan son los retos. “Me satisface tener un personaje y llenarlo de verdad. Que  la gente en la casa me crea.  Más allá de si el personaje es bueno o malo, me gusta, me encanta asumir el reto de que la gente lo vea y lo sienta real. Que no sea ficticio, sino que alguien que lo esté viendo pueda decir: el que vive allí al lado es igualito a  ese personaje”, expresa.

 

La entrega en sus actuaciones fue reconocida por el público, al otorgarle el Premio Tu Mundo, al beso más rico, en una novela, junto a su pareja Ximena Duque, en Corazón Valiente, lo que considera maravilloso.

 

A su juicio, ese reconocimiento por parte del público le confirma que está haciendo buen trabajo, porque el fin del personaje era que la gente en su casa creyera, viviera la historia y se enamoraran del personaje, y al  parecer con Ximena, en la telenovela Corazón Valiente, lo lograron.

 

Aunque reconoce que, cuando en la trama se trata de una familia, como en Corazón Valiente, tener que aguantarse la risa al grabar, es lo más difícil en la interacción, más cuando hay niños. Pero antes de grabar planea su personaje, lo escribe y lo visualiza, así cuando empieza el trabajo le da forma, le pone cuerpo, alma y corazón. “Por eso, ya sea que tenga que llorar o reír en una escena, trato de vivir la historia como si me estuviera pasando realmente”,

 

El también modelo, se define como un tipo tranquuilo, auténtico, que habla con la verdad, sin máscaras y totalmente transparente. Está casado con la actriz Yuly Ferreira, con quien tiene una pequeña hija llamada Lucía y asegura que el tiempo que le queda libre de trabajo, se lo dedica a ellas.

 

Además, confiesa que para mantener su atractivo físico, come sano, se levanta a las 5:00 a.m. para salir a caminar y trotar, sin importar a qué hora haya tenido que acostarse por sus compromisos.

 

Con más trabajo y sumados reconocimientos, acepta que a veces le queda poco tiempo libre, pero aprovecha esos momentos para disfrutar de sus pasiones. “Me gusta leer, pasar tiempo con mi familia. Trato de hacer deportes, pasarla bien, estar en paz, divertirme y ser feliz, señala con una sonrisa de satisfacción.

 

 El éxito de Corazón Valiente lo ha llevado a diferentes países, incluyendo Panamá, donde  fue invitado especial de Televisora Nacional TVN-2, pero en estos viajes es poco lo que puede pasear y ver de las ciudades. Sin embargo, poco le importa. “La verdad sin que lo tomen a mal, no me importa privarme de conocer lugares, o ver la arquitectura u otras cosas de una ciudad. Después de conocer tanta gente  (desde los aeropuertos) maravillosa, hospitalaria, que me brindan tanto cariño, lo demás es añadidura.

 

Fiel y buen amigo, Fabián enfatiza que las únicas cualidades que busca y aprecia en quienes lo rodean, es que sean auténticos y que le digan la verdad siempre. Y seguidor de la verdad, confiesa que su libro de cabecera es la Santa Biblia, la cual está leyendo completa por tercera vez, y cuando termine quiere leer algo que sea sinónimo de la Biblia.

 

El actor, modelo, padre y esposo, asegura que, “uno no puede creer en lo que dice el hombre. Uno  no puede  leer cualquier libro  simplemente por saber o decir que  lee libros. Pero Debemos leer libros que realmente alimenten, para poder hablar no solo con inteligencia, sino con la sabiduría de Dios.”

 

 

Fabián asegura que los reconocimientos le satisfacen, pero también los toma como inspiración para seguir aprendiendo y superándose, dando lo mejor en cada interpretación, para ganarse el respeto de la gente que lo ve, que lo quieran y valoren como actor.

 

El actor confesó a Lucirbien, que sueña con poder interpretar a Jesucristo en una película.

 

Text: Marlina López

marlinalopez@gmail.com

@marlinalopez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *