Haga a un lado el estrés y sonríale a la vida

Haga a un lado el estrés y sonríale a la vida

 

 

Investigación confirma que al cultivar una mejor salud emocional se evitan infartos.

 

Luz Mary Olmos es una entrenadora personal  que se caracteriza por sonreír y disfrutar la vida al máximo, es feliz porque se acepta como es y  valora su cuerpo. Con tan solo reír, correr y cuidar su alimentación, usted disminuye el riesgo de ser víctima de un infarto al corazón, un mal que en Panamá, representa el 25 por ciento de las muertes anuales, según el último informe de la OMS.

 

¿Se identifica usted con Luz Mary? Si su respuesta es no, entonces es hora de que comience a cultivar su salud emocional. El estrés crónico, el aislamiento de los amigos y familiares son factores que perjudican su ánimo y generan consecuencias que llegan al plano físico.   

 

Un estudio realizado por la Revista de la Asociación Médica Canadiense, confirma que las personas con estrés en el trabajo tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades en las arterias coronarias y si no se atiende a tiempo, podría causarle la muerte.

 

Los expertos explican que la salud emocional se cultiva luchando en pro de la autorrealización, con una alimentación balanceada y la práctica constante de actividad física.

 

“Solemos estar más pendientes de si nos duele algo para curarnos y descuidamos nuestro estado de ánimo. Hay que alcanzar un equilibrio entre la parte física y la emocional para así evitar que una perjudique a la otra”, afirman los especialistas.

 

Jornadas libres de estrés

Una salud emocional comienza en casa. Dedique el desayuno a compartir con sus seres queridos, deje de lado su celular y el periódico y entreténgase con las aventuras de sus hijos o su cónyuge.  De camino al trabajo, cante como si estuviera en un concierto, sonríale a la vida y permita que la naturaleza a su alrededor sean sus compañeros de viaje.

 

En la oficina no permita que las malas vibras o el trabajo acumulado le afecte, sonría a los reto y verá cómo sus asuntos pendientes fluirán mejor. Hidrátese con frecuencia para que su cuerpo trabaje mucho mejor. En la noche regrese a su casa a descansar, las tareas pendientes le esperarán luego, por ahora es tiempo para ejercitarse, ir al cine o disfrutar en familia o con sus amigos.

 

Este pareciera ser el relato de una vida ideal, pero sí es alcanzable. Está en sus manos invertir más tiempo en usted o enfermarse.

 

Los especialistas canadienses confirmaron en su investigación que quienes no invierten más en su entorno o las personas que les rodean, son más propensos al estrés, la depresión, y preste atención: a los infartos.

 

Según los investigadores, “la sonrisa es más que un gesto, es la señal de que el cuerpo está en un equilibrio entre cargas anímicas y cansancio físico. Revela que la persona no solo se entrega a funciones de diverso tipo sino que invierte en actividades que bajan el estrés y el desánimo”.

 

No más estrés

Si usted está propenso a largas jornadas de trabajo, actividades de alta tensión o se expone constantemente a la soledad o las malas noticias, es momento de hacer un alto en el camino y hacer una serie de ajustes a su estilo de vida.

 

 

La siguiente tabla le brinda una serie de consejos para que su salud emocional comience a brillar. Los cambios serán siempre positivos, aunque no los perciba en los primeros días. Esto es un proceso constante para adaptar el cuerpo a una especie de consentimiento para que alcance su equilibrio emocional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *