Impacto social de la pandemia en la vida de las mujeres

Con el objetivo de propiciar y compartir información sobre el avance de la investigación sobre el impacto social y psicosocial de la pandemia en la vida de las mujeres en Panamá, este miércoles, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT), en conjunto con el Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales (CIEPS), y el Centro de Investigaciones Científicas de Ciencias Sociales (CENICS) abordaron el tema “Impacto social de la pandemia en la vida de las mujeres”.

En el evento participaron las doctoras, Nelva Araúz Reyes, PhD., investigadora del CIEPS, y Virginia Torres Lista, PhD., directora de investigación de la Universidad Santa María La Antigua (USMA) e investigadora asociada del CENICS.  También participaron, la Lic, Markelda de Herrera, abogada, investigadora, y presidenta del CENICS, quien fue la moderadora del panel, y la Dra. Raisa Urribarri, PhD., periodista, e investigadora asociada al CIEPS, encargada de comentar una síntesis de los principales puntos de la conferencia.

La Dra. Nelva Araúz Reyes del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales (CIEPS) compartió resultados preliminares de una colaboración que desarrolla con tres colegas del London School of Economics (las científicas, Clare Wenham, Corina Rueda, Daniela Meneses), se trata de la investigación denominada “Una balanza desigual: los trabajos de las mujeres en tiempos de COVID-19”.

En su presentación, la Dra. Nelva indicó que, antes de la pandemia, las mujeres ya se encontraban en condiciones de desigualdad, y la evidencia encontrada a través del estudio empieza a reflejar que estas condiciones se han profundizado ahora y que las proyecciones post-covid-19 son peores para las mujeres. Esto se debe tanto a las condiciones preexistentes como a la ausencia de políticas sanitarias con perspectiva de género.

Según los resultados de la investigación, las políticas de confinamiento y de circulación por sexo, se da en el marco de una invisibilización del trabajo no remunerado que realizan las mujeres en su mayoría, lo que ha generado: el exceso del trabajo doméstico y de cuidados; la suma de otros trabajos no remunerados como el ser docentes de sus hijos e hijas; las suspensiones laborales; la conjunción y los malabares entre el teletrabajo y el trabajo de cuidados. 

Adicional a esta situación se suma la exclusión de mujeres históricamente más vulnerables en las políticas de mitigación de los efectos socioeconómicos de las medidas sanitarias, tales como las mujeres de la economía informal, trabajadoras domésticas, migrantes, trabajadoras sexuales, entre otras. Generando a su vez consecuencias que impiden la satisfacción de sus necesidades más básicas; problemas en la salud física y mental de las mujeres; más exclusión y desigualdad.

La Dra. Araúz Reyes considera que, en este contexto, las políticas sanitarias asumidas, para enfrentar al COVID-19 en Panamá, han sido regresivas para las mujeres.

Por su parte la Dra. Virginia Torres-Lista, con la conferencia “Mujer: desigualdad y nuevos roles”, indicó que en diciembre de 2019 cuando se detectó una nueva cepa de un coronavirus, conocido como SARS-CoV-2 o COVID-19 se generó una la rápida dispersión y contagio del virus.  Al declararse la pandemia a nivel global, se evidenciaron problemáticas globales en todos los ámbitos de la vida del ser humano. Como, por ejemplo, la desigualdad social, limitado acceso a la tecnología, numerosas viviendas inadecuadas para el distanciamiento social, y la pérdida de empleo, entre otras.

En tiempos de desastres naturales, conflictos o pandemias, las mujeres son las que siguen asumiendo las históricas cargas del trabajo doméstico, los temas del cuidado diario, responsabilidad laboral, entre otras.  En algunos casos, han sido víctimas de violencia doméstica y se les dificulta hacer la denuncia, debido que el hogar se convierte en el lugar más peligro para ellas, porque viven con su agresor.

Por otro lado, el desarrollo de la resiliencia fue un punto importante en las mujeres, durante el 2020, las mujeres tuvieron que hacer reajuste (laboral, familiar y personal), en algunos casos, nacieron microempresas con el fin de buscar nuevas entradas económicas, reinventarse como persona, y no quedarse atrás.

La Dra. Torres-Lista comentó a la audiencia, que los datos compartidos, se encuentran disponibles en el eBook publicado en junio del 2020 ubicado en la Plataforma de ABC de la SENACYT, titulado “La lección social del COVID-19 y sus nuevos retos”, investigación en donde participaron otras 10 investigadoras de diferentes instituciones.

Esta actividad forma parte del Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (PENCYT 2019-2024) para el fortalecimiento de las regiones, a través del apoyo al talento local y la creación de nuevas capacidades para realizar ciencia y tecnología.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *