La Diabetes

Diabetes: cada necesidad requiere una atención personalizada

 

 

 

Se estima que para el año 2040 a nivel mundial, el  número de personas con diabetes será de 642 millones

 

El exceso de peso corporal, la inactividad física y la mala nutrición constituyen factores de riesgo en el padecimiento de la diabetes tipo 2.

 

 

La diabetes es una enfermedad muy común, y sin embargo, cada paciente requiere un tipo de cuidado único, diferente y especializado. La diabetes tipo 2 tiene una mayor prevalencia vs la tipo 1, en la mayoría de los países se debe a aspectos culturales y sociales, tales como: reducida práctica de actividad física, aumento de consumo azúcar, bajo consumo de frutas y vegetales.

 

De acuerdo con cifras del Atlas de la Federación Internacional de Diabetes, 7° edición, para el año 2015, la diabetes afectó a más de 415 millones de personas a nivel mundial y estima que en Panamá alrededor de 230 mil  personas adultas entre 20 y 79 años, padecen esta enfermedad.

 

Las personas con diabetes deben aprender lo más que puedan acerca de la enfermedad y sobre lo más reciente  y  novedoso en tratamientos, así como opciones de estilos de vida más saludables. Esto los hará sentir en mayor control de la enfermedad y responder mejor a las constantes necesidades.

 

Los tratamientos para diabetes pueden ser diferentes para cada paciente, no sólo por el tipo de diabetes que padezcan, sino por las diferencias individuales y específicas relacionadas con cada persona y cada terapia. No todos los tratamientos se ajustan igual a las necesidades individuales.

 

Por lo anterior es extremadamente importante para los pacientes hablar con su médico sobre las opciones más adecuadas para el manejo de la diabetes.

 

El objetivo en el tratamiento de la diabetes es mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más normales y estables posibles. Entrenarse en el auto-manejo de la diabetes es esencial para su correcto manejo. Incluso cuando se trata de medir nuestros propios niveles de glucosa, las metas deben ser individuales y basadas en:

 

Tiempo con diabetes

Edad/esperanza de vida

Comorbilidades

Enfermedades cardiovasculares o complicaciones microvasculares

Desconocimiento de padecer hipoglicemia

Otras consideraciones individuales de cada paciente

 

La Asociación Americana de Diabetes sugiere las siguientes metas para la mayoría de los adultos con diabetes (exceptuando mujeres embarazadas):

 

Antes de cualquier comida: 70–130 mg/dl

1-2 horas después de haber comenzado una comida: Menos de 180 mg/dl

 

Sin embargo, alrededor del 50 por ciento de las personas con diabetes no alcanzan los niveles de control de la glucosa recomendados por los médicos – lo cual significa que tienen niveles demasiado altos y con un alto riesgo de serias complicaciones derivadas de la diabetes.

 

Para mantener bajo control los niveles de glucosa en la sangre, el tratamiento generalmente incluye control de dieta, ejercicio, monitoreo de glucosa en la sangre, tratamientos orales y/o insulina. Aproximadamente 40 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 requieren inyecciones de insulina[1]. Dependiendo de las circunstancias de cada paciente, los médicos pueden recetar más de un medicamento anti-diabético.

 

Existen más de 20 tipos de insulina, mismos que se diferencian por cómo han sido producidas, cómo actúan en el cuerpo y el precio.

 

Los medicamentos orales también se dividen en diferentes tipos o clases que actúan de manera distinta para reducir los niveles de azúcar en la sangre. Algunos de ellos incluyen: inhibidores SGLT2, sulfonilureas, biguanidas, glinidas, tiazolidinedionas, inhibidores DPP-4, inhibidores de la alfa-glucosidasa y secuestrantes del ácido de la bilis.

 

Los inhibidores del co-transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2) representan un nueva clase terapéutica que han demostrado una buen perfil de eficacia y seguridad para el control de la diabetes tipo 2 y que están disponibles en el país. Estas terapias ofrecen un nuevo enfoque para el tratamiento de la diabetes pues induce la pérdida de glucosa a través de la orina, lo cual reduce los niveles de glucosa en la sangre. Los riñones realizan una importante contribución al balancear la glucosa en la sangre. Cuando la glucosa se filtra de la sangre a los riñones, ésta se reabsorbe de regreso al torrente sanguíneo.  Esta clase de tratamiento, tiene uninnovador mecanismo de acción que actúa desde los riñones, no desde el páncreas como lo hacen los tratamientos tradicionales.

 

Canagliflozina (nombre de la molécula) es un medicamento  que pertenece a  esta nueva clase de tratamientos, inhibidores SGLT2.

 

De acuerdo con robustos estudios clínicos con más de 10 mil pacientes alrededor del mundo, canagliflozina ofrece un control glicémico mejorado a la vez que reduce peso corporaly la presión arterial sistólica, factores determinantes para el control de la diabetes tipo 2.

 

 

Cada paciente es diferente, es recomendable hablar con su médico acerca de las opciones para el manejo de la diabetes que son más adecuadas para cada uno.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *