La leche: alimento de chicos y grandes

La leche: alimento de chicos y grandes

 

 

Por Patricia Vial, Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica

 

El calcio es el mineral más abundante del cuerpo y aproximadamente el 99% se encuentra en nuestros huesos. Además de ser parte integral del esqueleto, el calcio tiene otras funciones muy importantes en el organismo: es necesario para la coagulación de la sangre, para la transmisión de los impulsos nerviosos y para la contracción muscular. Si bien es cierto que nuestros huesos terminan su desarrollo cuando tenemos alrededor de 20 años de edad, debemos continuar consumiendo alimentos fuente de calcio para evitar la pérdida progresiva del calcio en los huesos, lo que se conoce como osteoporosis. Esta condición, donde los huesos se vuelves frágiles y porosos, se da cuando el cuerpo toma de éstos el calcio que necesita para las demás funciones, si no tenemos una ingesta adecuada de este mineral.

 

Ahora bien, ¿qué alimentos son fuente de calcio? ¿Tienen todos estos alimentos la misma biodisponibilidad?. El calcio con la mejor biodisponibilidad (asimilación) está en la leche y en los productos lácteos como el yogurt, los quesos y las cuajadas de leche. También encontramos calcio en menor cantidad en los vegetales de color verde oscuro (brócoli, espinaca, col), pero de hecho, su asimilación es menor.

 

La leche y sus derivados son importantes no sólo para niños en crecimiento sino también para toda la familia: adultos, jóvenes, embarazadas, madres lactantes, deportistas y adultos mayores pues los nutrientes que contienen (proteínas de alto valor biológico, carbohidratos, grasas, calcio, vitaminas y otros minerales), contribuyen de manera positiva a un buen estado de salud. Como regla general, un adulto requiere de 800 a 1500 miligramos de calcio por día, dependiendo de su edad,  género y etapa de la vida en que se encuentra.

 

Si no eres un gran tomador de leche, a continuación algunos consejitos para agregar calcio a tu alimentación:

 

Prepara batidos de frutas agregando leche.

Agrega a tus ensaladas trocitos de queso.

Añade leche a tu taza de café

Agrega yogurt simple a tus  aderezos de ensalada como sustituto de la mayonesa y queso crema.

Consume vegetales color verde oscuro que contienen mayor cantidad de calcio que los demás vegetales.

Consume tu cereal favorito con yogurt.

 

La leche es rica en magnesio, el cual actúa como relajante, si tienes problemas para conciliar el sueño te recomendamos un vaso de leche tibia antes de dormir.

 

Recuerda preferir los lácteos descremados que contribuyen a mantener un peso saludable y si eres intolerante a la lactosa puedes escoger la opción de leche deslactosada, de soja o de almendras.

 

Después de haber expuesto tantos beneficios positivos que este mineral hace por nuestro cuerpo, ¿no te dan ganas de tomarte un vaso de leche?

 

 

 ¡Salud!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *