La mochila escolar del niño

La mochila escolar del niño no debe exceder del 10% de su peso corporal

 

 

La Dra. Vanessa Heilbron, ortopedista y traumatóloga, explicó que el uso de una mochila escolar muy pesada, hace que la espalda trate de compensar ese peso adicional y,  con el tiempo,  excederá su capacidad de absorber el estrés agregado,  causando un desbalance y una distorsión de la curvatura normal de la espalda media y baja; dejando como consecuencia,  distensiones articulares y espasmos musculares que se traducen en dolores en el cuello, hombro y espalda.

 

Los cambios posturales asociados a cargar una mochila muy pesada, son pasajeros y reversibles con cambios de hábitos, higiene postural y reposo. No hay evidencia científica que cargar una mochila muy pesada cause escoliosis. Sin embargo, los estudios realizados al respecto, revelan que de no haber una reeducación postural y cambio en el peso, la hiperlordosis lumbar pudiera llegar a ser causante de problemas degenerativos y dolor lumbar crónico. Cualquier dolor lumbar que no mejore,  luego de retirar el exceso de peso y reposo,  debe ser evaluado por un especialista.

 

En cuanto al peso ideal de una mochila escolar, la doctora Heilbron comentó que numerosos estudios sugieren que limitar el peso de las mochilas entre 10-15% del peso corporal, es lo recomendable. Actualmente, se calcula que alrededor del mundo, más del 50% de los estudiantes no cumplen estas recomendaciones, cargando incluso el doble del peso sugerido.

 

Recomendaciones a la hora de comprar mochilas a los niños.  Aunque no hay guías específicas, algunas recomendaciones generales a la hora de comprar una mochila son:

 

Elegir el tamaño adecuado para su edad (el ancho del pecho, sería la medida de comparación).

 

Materiales ligeros, con tiras anchas para los hombros bien acolchada y ajustable, que tenga varios compartimentos y tiras ajustables en las caderas para distribuir el peso.

 

Con respecto al uso adecuado de la mochila, además de vigilar celosamente el peso, debemos  tener en cuenta:

 

Siempre usar las dos tiras de los hombros para cargarla en vez de una sola tira

 

Empacar los objetos más pesados primero para que estos queden más cerca de la espalda.

 

Ajustar las tiras de la mochila para que esta se ajuste al cuerpo del estudiante, manteniéndola justo por debajo de la base del cuello y 2 pulgadas por encima de la cintura.

 

Vigilar la postura del estudiante, si se inclina hacia adelante para poder cargarla, quiere decir que está muy pesada.

 

La Dra. Heilbron indicó que con la maleta de rueditas, el efecto es lo mismo que llevar una mochila muy pesada, ya que al levantarla, de una manera inadecuada, es riesgoso para la espalda, el codo y hombro.

 

Recomendaciones para reducir el dolor de espalda en los niños:

 

Vigilar que la mochila no exceda el 10% del peso corporal del niño.

 

Si el niño se queja de dolor o molestias, reducir el peso inmediatamente.

 

Instruir al niño que solo lleve los útiles escolares necesarios.

 

Usar las dos tiras de los hombros para cargar la maleta.

 

Mantener la mochila cerca del cuerpo. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *