Los accidentes cerebrovasculares

 

Los accidentes cerebrovasculares causan la muerte a más de 6.7 millones de personas anualmente en el mundo

 

 

Los derrames cerebrales son el trastorno cardiovasculares más común después de la enfermedad cardíaca y afectan a unos 15 millones de personas en el mundo.

 

El impacto económico de los accidentes cerebrovasculares es una carga tanto para los sistemas de atención médica como para las personas y aumentará ya que se prevé que el número de individuos afectados crecerá cada año.

 

Las consecuencias de un accidente cerebrovascular pueden devastar no sólo la vida del paciente, sino la de sus familias y cuidadores.

 

Los accidentes cerebrovasculares (ACV) o derrames cerebrales, como se les conoce popularmente, afectan al año a unas 15 millones de personas en el mundo y se estima que 6.7 millones de ellas pierden la vida por su causa, lo cual representa casi el 12% de todas muertes anuales en el orbe.

 

El ataque cerebral ocurre cuando el flujo de sangre hacia el cerebro se detiene con lo cual este deja de recibir nutrientes y oxígeno, lo que puede causar la muerte de células y provocar un daño permanente.

 

Hay dos tipos principales de derrames cerebrales: isquémicos y hemorrágicos; el más común es el primero, el cual se produce por un coágulo que estrecha o tapa un vaso sanguíneo, impidiendo que la sangre llegue al cerebro. Esto ocasiona la muerte de las células cerebrales debido a la falta de oxigeno.El hemorrágico se da debido a una hemorragia de un vaso sanguíneo en el cerebro.

 

Para muchos pacientes, sobrevivir a un accidente cerebrovascular puede ser peor que morir por su causa; los  derrames cerebrales a menudo resultan en daños y discapacidad extensos y duraderos para los pacientes, ocasionando debilidad o parálisis y menoscabando su función cognitiva. Pero sus consecuencias también pueden afectar a familiares y cuidadores, ya que la atención es de largo plazo para la mayoría de los sobrevivientes.

 

Incidencia y predominio de los accidentes cerebrovasculares

Los derrames cerebrales son el trastorno cardiovascular más común después de las enfermedades cardíacas y ocasionan la muerte de aproximadamente 6.7 millones de personas al año en el mundo.

 

Los ACV conducen a efectos devastadores en los pacientes. En el mundo, los accidentes cerebrovasculares dejan a cinco millones de personas discapacitadas permanentemente cada año.

 

El inicio de un accidente cerebrovascular es muy repentino, lo que significa que las personas afectadas y sus familias no están preparadas para enfrentar su carga física, psicológica y económica.

 

Los accidentes cerebrovasculares son un problema de la salud costoso en los países latinoamericanos. Por ejemplo, se calculó que los gastos acumulados nacionales de atención médica de la hospitalización inicial para los pacientes con accidentes cerebrovasculares en Brasil asciende a USD$449.3 millones y a USD$434.1 millones en Argentina.

 

No puede subestimarse el impacto económico de los accidentes cerebrovasculares; y, esta carga, tanto en los sistemas de atención médica como en las personas aumentará, ya que se prevé que el número de individuos afectados por un accidente cerebrovascular al año aumentará a medida que envejezca la población. Se ha previsto que las muertes debido a enfermedad cardíaca isquémica y accidentes cerebrovasculares en América Latina casi se triplicará para 2024.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *