Los tumores de la glándula pituitaria

Los tumores de la glándula pituitaria pueden tener muchas formas

 

 

Badih Adada, MD – Neurocirujano de Cleveland Clinic Florida

 

André the Giant, cuyo increíble tamaño favoreció su exitosa carrera en la lucha libre y en la actuación, tenía gigantismo causado por un tumor en la glándula pituitaria que sufrió durante la infancia. Pero el gigantismo, junto con la acromegalia, su homólogo en los adultos, es sólo un padecimiento que puede producirse cuando se tiene este tipo de tumor.

 

A la glándula pituitaria, un órgano del tamaño de un guisante que se aloja en el interior del cráneo, se le menciona a menudo como la “glándula de control maestro”. Sus numerosos tipos de células especializadas se encargan de controlar las hormonas en todo el cuerpo. Estas células tienen un efecto en diferentes sistemas, desde el uso que da el cuerpo al azúcar y la grasa hasta el ciclo menstrual en las mujeres.

 

La mayoría de los tumores en la glándula pituitaria son microadenomas, es decir, más pequeños que un centímetro; son benignos y de lento crecimiento. Muchos de ellos son tumores activos, lo que significa que pueden causar un exceso de hormonas y alterar así el delicado equilibrio del cuerpo.

 

Por ejemplo, el gigantismo es causado por el exceso de la hormona de crecimiento humano. La sobreproducción de cortisol es causa del síndrome de Cushing, que se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa, diabetes tipo 2 y huesos frágiles. Los problemas de la visión son también síntomas comunes de los tumores de la glándula pituitaria, pues ésta se encuentra situada cerca de varios nervios ópticos.

 

“El tipo de síntomas que experimenta cada paciente dependerá del lugar donde se haya formado el tumor”, dice el neurocirujano Badih Adada, MD, director del Centro de Neurociencias de Cleveland Clinic Florida: “Junto con los problemas de visión, los pacientes pueden presentar dolores de cabeza, náuseas, menor deseo sexual, pueden aparecer moretones con facilidad, dolor en las articulaciones, temblores o palpitaciones cardíacas».

 

Aunque los tumores de la glándula pituitaria rara vez son causados por síndromes genéticamente hereditarios, los individuos con el síndrome de la neoplasia endocrina múltiple de tipo 1 (MEN1, por sus siglas en inglés), también conocido como el síndrome de Wermer, o Complejo de Carney, o los que tienen una historia de acromegalia en su familia, pueden tener un mayor riesgo.

 

Los tumores de la glándula pituitaria se diagnostican mediante una serie de pruebas. Según el doctor Adada, «Los análisis de sangre y de orina nos alertan de los niveles elevados de sustancias químicas específicas o de las hormonas. Luego usamos resonancias magnéticas avanzadas para determinar el tamaño exacto y la etapa del tumor».

 

Aunque algunos tumores no son activos y no requieren tratamiento, otros contribuyen a problemas más graves, como presión arterial alta o pólipos en el colon. La cirugía endoscópica ha sido muy eficaz en el tratamiento de los tumores de la glándula pituitaria. En el procedimiento más común, los médicos eliminan el tumor por medio de una incisión en el conducto nasal.

 

A veces se usa la terapia con medicamentos para mitigar los efectos del exceso de hormonas, y puede prescribirse la radiación postoperatoria para garantizar que no se produzca de nuevo el crecimiento.

 

La importancia de un equipo multidisciplinario

Los síntomas relacionados con los tumores de la glándula pituitaria suelen aparecer gradualmente, y es posible que ni el paciente ni la familia lo noten durante algún tiempo. Aunque no suelen ser malignos o cancerosos, los tumores de la glándula pituitaria comparten características con el cáncer. Su médico puede decidir usar una estrategia de «esperar y ver”, ya que son de lento crecimiento.

 

Su médico también puede sugerir consultas con un especialista de garganta, nariz y oídos, un genetista y un endocrinólogo. Un equipo multidisciplinario experto puede determinar el tratamiento adecuado, y la mayoría de los pacientes sometidos a la cirugía han informado que experimentaron alivio inmediato de sus síntomas. Algunos abandonan el hospital el mismo día.

 

 

Para obtener más información sobre el cáncer de próstata y los tratamientos, visite www.my.clevelandclinic.org

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *