Louis Vuitton Sewelô

Louis Vuitton Sewelô: El segundo diamante en bruto más grande jamás descubierto

París, Louis Vuitton anuncia su participación junto a Lucara Diamond Corporation y la HB Company de Amberes, una colaboración única para transformar un espécimen de diamante raro y excepcional, un diamante de 1758 quilates, el segundo diamante en bruto más grande jamás descubierto.

El 19 de abril de 2019 se registrará como un día que cambió la forma de hacer historia en el largo relato del divino diamante: el día en el cual el monumental diamante en bruto de 1758 quilates, ahora llamado Sewelô, que significa “raro hallazgo” en lengua setswana, fue recuperado en la mina Karowe, propiedad 100% de Lucara Diamond Corporation, en Botsuana. Es el segundo diamante en bruto más grande jamás descubierto y el más grande en emerger de Botsuana.

Sewelô – un hallazgo verdaderamente raro y único

Aproximadamente del tamaño de una pelota de tenis, con medidas de 83mm x 62mm x 46mm y un peso de 352 gramos, Sewelô es el segundo diamante en bruto más grande de la historia, opacada únicamente por el Cullinan, con 3106 quilates, descubierto en Sudáfrica en 1905, y convertido en diamantes históricos que ahora se encuentran en las joyas de la Corona Británica y a la Colección Real. Sewelô es también el diamante en bruto más grande y excepcional en ser recuperado de la mina Karowe de última generación, propiedad de Lucara en Botsuana. Notablemente, el diamante permaneció entero gracias al circuito XRT de alta tecnología de Lucara, un proceso de recuperación altamente avanzado que evita que la roca que contiene el diamante sea aplastada, lo que solía ser un inconveniente en procesos previos.

El análisis inicial de Sewelô caracteriza la piedra como ‘casi calidad de gema’ con ‘propiedades de una gema blanca de alta calidad’, mientras que los estudios detallados de la piedra, de su composición, cualidades y potencial continuarán durante varios meses más.

Una belleza no convencional

Sewelô es espectacular, no únicamente por su inmenso tamaño, sino también por sus interesantes características de forma, color, formación y composición. El cristal en bruto está cubierto en gran parte por una capa muy delgada de carbón negro, envolviéndolo y al mismo tiempo deja entrever los secretos de 2.000 millones de años de antigüedad que se esconden en su interior; la extensión completa de variaciones en color y claridad que arroja el diamante permanecen desconocidos.

Este era exactamente el tipo de rareza extrema, poco convencional y desafiante que apelaba al sentido de aventura y creatividad de Louis Vuitton: un extraordinario e idiosincrásico espécimen de diamante, un maravilloso milagro de la Madre Naturaleza, fascinantemente misterioso, con sus contradicciones de la oscuridad y la luz, y las profundidades ocultas de la belleza y el lustre, esperando la experiencia adecuada y sensibilidad para ser revelado al mundo.

La mina Karowe de Lucara Karowe, que significa ‘piedra preciosa’, es la mina de diamantes 100% propiedad de Lucara, que se sitúa en las franjas del norte del Desierto de Kalahari y que comenzó sus operaciones en 2012. Es reconocida por el tamaño y calidad de los diamantes que produce, específicamente los diamantes superlativos tipo IIA – químicamente puros y con una excelente limpidez – de más de 10 quilates. Entre ellos se encuentran el Lesedi La Rona de 1109 quilates y el Constellation de 813 quilates.

Karowe utiliza la tecnología de procesamiento más avanzada del mundo y ofrece responsabilidad, sustentabilidad corporativa y social, así como seguridad y bienestar para sus trabajadores en el corazón del negocio. Con una fuerza de trabajo compuesta en un 98% por ciudadanos de Botsuana, el gran éxito de la mina ha llevado grandes beneficios económicos y sociales a las comunidades locales. Lucara tiene el compromiso de asegurar que Sewelô tenga un impacto positivo y duradero sobre Botsuana. Como parte de esta misión, cuando el impresionante diamante en bruto de 1758 quilates fue descubierto el año pasado, la mina invitó a la población de Botsuana a aportar ideas para ponerle un nombre. El nombre ganador, Sewelô, o ‘raro hallazgo’, una de las 22,000 propuestas, fue anunciado y a la piedra le fue otorgado el nombre oficialmente durante el evento de gala que tuvo lugar en el verano del año pasado y contó con la presencia del presidente de la República de Botsuana.

El arte y la alquimia del corte de diamantes – una nueva colaboración creativa Louis Vuitton actualmente trabaja de forma cercana con los maestros cortadores de diamantes en la HB Company de Amberes, estudiando el diamante Sewelô con todo detalle, utilizando la última tecnología en escaneo e imagen para evaluar el potencial final de la piedra y planear el rendimiento óptimo de los diamantes individuales terminados, cortados y pulidos. El primer paso es abrir una ventana en la piedra, para obtener visibilidad hacia el corazón de Sewelô y así poder trazar varias permutaciones de tamaño, color y forma.

El corte de diamantes es una mezcla antigua, casi mística del arte y la ciencia, la experiencia y la intuición. La tecnología avanzada y de vanguardia jugará un papel crucial durante todo el proceso, desde el escaneo inicial hasta la planeación del cortado y el pulido, el cual se estima durará un año entero para ser completado. Las propiedades únicas de Sewelô, su tamaño y superficie cubierta de color negro, significan que las nanotecnologías deben ser utilizadas en lugar de un equipo estándar.

En un espíritu de colaboración creativa con HB Company, Louis Vuitton participará en todas las etapas, asegurando que la máxima luz, vida y fuego, carácter y carisma se desate del magnífico cristal en bruto. El tamaño del diamante permitirá la producción de diamantes cortados hechos a la medida de Louis Vuitton; cada complejidad, cada uno diseñado hábilmente en forma de uno de los emblemáticos Monogramas de Louis Vuitton, los motivos de flor redondeada y la forma de estrella.

Cortes de diamante personalizados

Finalmente, en una iniciativa de innovación e individualidad, que rompe barreras, Louis Vuitton planea utilizar la extraordinaria variedad y abundancia contenidas en Sewelô, para ofrecer a sus clientes la oportunidad de crear diamantes a medida con cortes personalizados. Este movimiento disruptivo dentro de la industria permite la última personalización y exclusividad, permaneciendo completamente en sintonía con la herencia de Louis Vuitton de pedidos especiales hechos a la medida.

De esta manera, el cliente estará íntimamente involucrado durante todo el proceso creativo, en la vida e historia de un diamante magnífico y extraordinario, desde su origen en la famosa mina Karowe en Botsuana, África, hasta convertirse en una refinada obra maestra, concebida y creada en la Place Vendôme de París – del centro de la Tierra hasta el corazón de la alta joyería.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *