MiAmbiente instala grabadoras acústicas en el Pacífico

MiAmbiente instala grabadoras acústicas en el Pacífico para monitorear especies marinas

Con el objetivo de monitorear las poblaciones de  peces, delfines y ballenas, el Ministerio de Ambiente, en conjunto con la Fundación Panacetacea instaló cuatro grabadoras submarinas que captan los sonidos naturales y los producidos por las actividades antrópicas (actividades del hombre)

Esto forma parte del Proyecto Ondas que busca conocer el paisaje acústico de ecosistemas marinos en el Refugio de Vida Silvestre Isla Iguana en Pedasí y en el Parque Nacional Coiba en Veraguas.

Las grabadoras tienen un rango de alcance de hasta dos kilómetros de distancia.

El director Nacional de Costas y Mares del Ministerio de Ambiente, José Julio Casas, explicó que las grabadoras acústicas se fijan a estructuras ubicadas cerca de arrecifes coralinos para capturar los sonidos producidos por la diversidad característica de este ecosistema, por un periodo de grabación programada de un poco más de sesenta días.

Posterior al periodo de grabación, el equipo es recuperado para descargar la información obtenida y recargar sus baterías; maniobra que es ejecutada por el grupo de buceo del Ministerio, que incluye a Guardaparques de ambas zonas y técnicos, certificados para estas maniobras.

«La información obtenida permitirá analizar cual es el comportamiento acústico dentro de estos ecosistemas, ya que se conoce que diferentes organismos aprovechan los sonidos naturales para identificar los hábitats favorables para establecerse; esto significa que los organismos se pueden guiar a través del «ruido» propio de las zonas en donde las condiciones son óptimas para su desarrollo», ahondó Casas.

Con estas grabadoras también se espera obtener información de los sonidos producidos por las actividades antrópicas como la navegación y el turismo, que pueden llegar a enmascarar los niveles acústicos óptimos dentro del arrecife, contaminando el paisaje, algo que puede generar problemas de dispersión de las especies y disminución de la biodiversidad característica, desequilibrando los procesos ecológicos propios del arrecife.

El cambio del paisaje acústico en esos sistemas naturales puede tener repercusiones importantes, no solamente en el arrecife de coral, si no en todo el ecosistema marino costero, afectando actividades económicamente importantes como la pesca y el turismo ecológico; actividades que en nuestro país representan ingresos monetarios de gran valor.

Desde el Ministerio se espera que para los próximos meses se puedan tener los primeros avances de los resultados obtenidos con el apoyo de Panacetacea, para iniciar a usar esta información para el diseño de estrategias de protección, conservación y uso sostenible de los ecosistemas marinos y costeros. Además, también se tiene programada la obtención de más equipos para poder extender las zonas de monitoreo acústico en el país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.