Nuevos medicamentos para VIH/SIDA

 

GSK pone a disposición de pacientes nuevos medicamentos para el tratamiento del VIH/SIDA

 

 

El laboratorio farmacéutico GSK anunció hoy el lanzamiento en el país de un nuevo tratamiento antirretroviral para adultos y adolescentes mayores de 12 años infectados con VIH/SIDA, para ser utilizado en combinación con otros medicamentos antirretrovirales.

 

Se trata de Dolutegravir, cuyo nombre comercial es Tivicay®,  una nueva opción de tratamiento para pacientes con VIH. La nueva droga funciona como un inhibidor de la integrasa de 2° generación (la integrasa es una enzima que permite que el ADN del virus del VIH se integre al ADN de las células sanas). Es decir, esta droga impide la unión de esta enzima y bloquea un paso clave en el ciclo de replicación del virus.

 

Tivicay® está indicado para su uso combinado con otros agentes antirretrovirales (Asociación de drogas que actúan por distintos mecanismos de acción en distintos estadíos de la multiplicación del virus), lo que se conoce como cóctel, en el tratamiento del VIH en adultos y en niños de 12 años o más cuyo peso corporal sea superior a 40 kg.  (tanto para personas que inician el tratamiento como así también en aquellos pacientes que han desarrollado resistencia a  otros medicamentos para el HIV, incluido los inhibidores de integrasa de primera generación, y pacientes con resistencia a múltiples fármacos).

 

Una de las ventajas que ofrece este tratamiento está relacionada con la vida prolongada que tiene la droga en sangre (12 a 14 hs) lo que permite tomar la medicación una vez al día con o sin alimentos en cualquier momento del día (se suministra por vía oral en una única dosis diaria de 50 mg. En los casos de pacientes con resistencia a inhibidores de integrasa la dosis que se debe administrar es de 100mg). Esto significa una gran ventaja para los pacientes con VIH que frecuentemente reciben diversas medicaciones en forma simultánea con muchas interacciones entre ellas y varias tomas al día.

 

Además, Tivicay®  tiene alta barrera genética, es decir, que la droga mantiene su eficacia a pesar de que el virus haya desarrollado varias mutaciones genéticas que confieren resistencia a otras drogas.  Asimismo, no disminuye la efectividad de otros fármacos, y tiene poco impacto sobre los lípidos (no aumenta el colesterol y/o triglicéridos en pacientes).

 

El antirretroviral recibió aprobación por la FDA en agosto de 2013, en Enero de 2014 para la Unión Europea por parte de la EMEA y en Latinoamérica ha recibido aprobación en Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México,  y ahora en Costa Rica y Panamá.

 

 

“Siendo que el foco de atención de todo lo que hacemos en GSK es el bienestar del paciente, este nuevo tratamiento es el resultado de un largo y arduo trabajo de investigación con el único objetivo de avanzar en la respuesta efectiva ante el VIH/SIDA”, explicó el Doctor Aldo Navarro, Director Médico de GSK América Central y Caribe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *