Pacientes con cáncer de próstata

Terapias innovadoras benefician la atención de pacientes con cáncer de próstata

 

 

 

Tratamientos especializados como la terapia hormonal para pacientes con cáncer de próstata, han demostrado prolongar considerablemente la supervivencia y mejorar la calidad de vida del paciente.

 

El 04 de febrero se conmemoro el Día Mundial contra el Cáncer, esta fecha representa una oportunidad para llamar la atención sobre lo que puede hacerse para tratar esta enfermedad, salvar millones de muertes evitables y, a su vez, atender uno de los padecimientos con mayor incidencia a nivel mundial.

 

¿Qué es el cáncer?

La palabra cáncer,es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo; también se habla de “tumores malignos” o “neoplasias malignas”. Una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis. Las metástasis son la principal causa de muerte por cáncer.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el cáncer es la principal causa de muerte a escala mundial. En Panamá, datos estadísticos del año 2014 de la Contraloría General de la República, indican que los cinco los tipos de cáncer que tiene mayor mortalidad son los siguientes:

 

Estómago

Próstata

Colorectal

Tráquea, de los bronquios y del pulmón

Mama

 

Cáncer de próstata y su impacto en la salud masculina.

 

El Dr. Francisco González, Gerente Médico de Oncología de Janssen para Centroamérica y el Caribe, indica que: “en países de América Latina como, Panamá, México y Argentina, el cáncer de próstata, es el tipo de cáncer más frecuente en los hombres. Se origina cuando las células de la próstata comienzan a crecer sin control. Dentro de sus síntomas más comunes se encuentran: dificultad para orinar o una frecuente urgencia de orinar (especialmente en la noche), chorro de orina débil o interrumpido, dolor, ardor o sangre al orinar, eyaculación dolorosa o sangre en el semen, dolor en la espalda, caderas o pelvis, entre otros”.

 

Para determinar la fase o etapa en que se encuentra un hombre con cáncer de próstata, es necesario realizar una serie de análisis médicos, entre ellos:

 

Los resultados de la biopsia de la próstata

El nivel de PSA en sangre al momento de realizar el diagnóstico

Exámenes complementarios para determinar la propagación de la enfermedad.

 

El Dr. González, señala que las etapas del cáncer de próstata se conocen como:

 

Etapa I: el tumor está localizado dentro de la próstata y su posibilidad de cura es del 100%.

 

Etapa II: el tumor localmente avanzado, sigue estando dentro de la próstata, pero su tamaño puede causar daño alrededor de sí. 

 

Etapa III: cáncer con diseminación regional, en donde los ganglios linfáticos de la pelvis podrían tener células tumorales.

 

Etapa IV: enfermedad avanzada o mestatásica, el tumor se ha diseminado por fuera de la próstata  a otras partes del organismo, en el 90% de los casos afecta  los huesos. La metástasis en los huesos puede causar dolor y otros problemas, tales como fracturas, limitación de movilidad,  entre otros, lo que puede ser peligroso o incluso amenazar la vida.

 

El cáncer de próstata tiene diferentes tratamientos para sus  diferentes fases. En la fase localizada, es curable, mediante cirugía, radioterapia y otras opciones clínicas. El médico tratante selecciona la terapia más adecuada para cada fase de la enfermedad.  La meta terapéutica es  intentar que la enfermedad no progrese, para ello se necesita utilizar los fármacos que aumenten la supervivencia, en su dosificación y en la secuencia adecuada.

 

Tratamientos Innovadores.

 

El tratamiento cuya molécula activa es el acetato de abiraterona, conocida comercialmente como Zytiga, ha revolucionado a nivel mundial la manera de tratar el cáncer de próstata en aproximadamente 250,000 pacientes. Este innovador tratamiento ofrece beneficios terapéuticos que detienen o desaceleran la producción o acción de la testosterona en el cuerpo. Estas terapias reducen la progresión del cáncer de próstata, disminuyendo su ritmo de crecimiento o reduciendo el tamaño del tumor y con ello el riesgo de muerte, además presentan menos efectos secundarios, permitiéndole al paciente mejorar su calidad de vida.

 

Indica el Dr. González, que “existen pacientes que son resistentes a la castración, esta es la etapa final de la enfermedad, en donde se hace más difícil de tratar, acetato de abiratertona como terapia, demostró ser capaz de reducir el riesgo de morir, el riesgo de progresar y prolongar la supervivencia de estos pacientes entre 3 a 5 años.

 

Existe otro tipo de paciente que no es resistente a la castración, llamado ”hormono sensible”, la característica es que este paciente fue diagnosticado con metástasis, pero aún no es resistente a la castración o en etapa final, podríamos indicar que él se encuentra en un periodo intermedio. Hasta la fecha este paciente recibía como tratamiento la castración y si estaba en buenas condiciones clínicas se le administraba quimioterapia. Para este paciente Janssen en su compromiso de transformar la vida de los pacientes que padecen de cáncer, llevó a cabo el estudio clínico LATTITUDE, que consistía comparar el tratamiento de castración sólo y el tratamiento de castración más acetato de abiraterona.  Los resultados obtenidos de esta combinación de tratamiento han demostrado excelentes beneficios para los pacientes.

 

En el área de oncología, Janssen dedica  esfuerzos en el desarrollo de nuevas moléculas para atender el cáncer de próstata en próximos años, una de ellas se denomina apalutamida, cuya objetivo es ofrecer un tratamiento a pacientes en etapas iniciales y con ello detener la aparición de la metástasis.

 

 

Al igual que en cualquier tipo de cáncer, la prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el alarmante aumento de la incidencia de esta enfermedad. Es fundamental que la población tome conciencia de realizar citas médicas y los exámenes o pruebas requeridas para lograr un diagnóstico oportuno.  Seguir las recomendaciones médicas y la supervisión continúa, hacen la diferencia en la evolución y la calidad de vida de quienes viven con esta enfermedad. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *