¿Por qué subimos de peso?

¿Por qué subimos de peso? ¿Es posible comer y no engordar?

 

 

Antes de ser tan duras con nosotras mismas cada vez que nos miramos al espejo, es bueno saber que son muchas las causas por las  que aumentamos de peso, no todo es culpa de la comida.  Hay factores genéticos, médicos, físicos, psicológicos e incluso sociales que juegan en contra nuestra al momento de querer mantener una talla adecuada para nuestro cuerpo. Sin embargo depende solo de nosotras, el no permitir que estos factores nos impidan llevar una vida saludable.

 

 

En nuestro país la obesidad figura entre las primeras 10 causas de enfermedades prevalentes en la población panameña, según detallan datos del Departamento de Registros y Estadísticas de Salud de la Dirección de Planificación del Ministerio de Salud (Minsa).

 

Nosotras, por ser mujeres, tenemos una predisposición genética a aumentar de peso debido a los cambios que producen nuestros ciclos hormonales. Todas, al ser fértiles tendemos a sufrir de lipodistrofias localizadas, es decir, nuestros eternos problemitas con los “gorditos”, y esa grasa mal localizada en nuestra entrepierna siempre nos acompañarán a causa de nuestra genética.

 

Además, el consumir ciertos medicamentos, se incrementa nuestro apetito y disminuye los procesos del cuerpo. Los esteroides, algunos antidepresivos y anticonceptivos son algunos ejemplos. Estados extremos como el estrés hacen que el metabolismo se altere, y un metabolismo alterado puede llevar a un aumento de peso, así mismo, la ansiedad o la depresión pueden llevarnos a refugiarnos en la comida al punto de tener similitud con la situación de un fumador compulsivo.

 

 

Si estás pensando en empezar un tratamiento para quitarte esos kilitos de más, primero busca la causa principal de los mismos y busca asesoramiento de un profesional.  Figurella, te ofrece el mejor método para que estés feliz contigo misma, reduzcas medidas en las zonas que te preocupan y tengas una figura espectacular, sin la necesidad de riesgosas cirugías o dietas restrictivas que pueden enfermarte. ¡Toma nota de estos  tips que hemos traído para ti!

 

Actividad física

Hacer ejercicio es uno de los hábitos más sanos que existen. Aparte de que revitaliza tu cuerpo y tu mente, inevitablemente te estimula, genera en ti sensación de felicidad, y lo más importante: fortalece tu salud e incrementa tus años de vida.

 

 

En Figurella realizamos una rutina de movimientos activos personalizados dirigidos a las áreas afectadas por la celulitis y grasa localizada adentro de un exclusivo Modulo Térmico donde podemos ejecutar movimientos de bajo impacto durante 20 minutos a una temperatura de 36,8 grados, (la misma del cuerpo humano). ¡20 minutos de actividad física en el módulo térmico equivalen a una hora y media en un gimnasio!

 

Después de los ejercicios, pasamos a un baño de oxigeno enriquecido en donde estaremos cómodamente sentadas recibiendo oxígeno, por nuestros poros a modo de vapor. Esto nos permitirá acelerar el proceso de eliminación de grasa y toxinas de nuestro cuerpo depurándolo y desinfectándolo por completo.

 

 

Complementamos el tratamiento con consejos de alimentación personalizados para que cada mujer aprenda a llevar un estilo de vida saludable, alimentación balanceada, y no volver a subir de peso ni a tener celulitis.

 

 

Es importante resaltar que el método Figurella, que lleva más de 30 años en el mundo con  presencia en 20 países, es garantizado por contrato que a tu 5ta sesión empezarás a ver resultados: una disminución  de centímetros.

 

 

Una buena alimentación

¿Nos creerías si te decimos que comer en la noche no es tan malo para tu organismo? A diferencia de lo que muchas creíamos, una comida saludable cuando ya ha finalizado el día, proporciona músculos a nuestro cuerpo. Eso sí, estamos hablando de alimentos sanos, no de harinas ni de comida chatarra.

 

El comer de noche es tan importante como almorzar o desayunar, pero más que eso, se trata de saber qué alimentos son los que nos convienen para mantenernos en buenas condiciones.

 

 

1.     Evita comer muy tarde. Al hacerlo, dificultas la conciliación del sueño.

 

2.    Procura que las porciones contengan una mayor cantidad de alimentos ligeros y bajos en calorías, como ensaladas, frutas, lácteos magros, entre otros.

3.     Evita consumir en exceso carbohidratos como pan, arroz, fideos, pues su gran aporte calórico puede convertirse más tarde en grasa que no puede ser quemada en su totalidad.

4.    La fruta y la verdura contienen mucha agua y, si las consumimos antes de las comidas principales, nos ayudaran en sentir menos hambre al momento de comer.

Lo mismo pasa con los alimentos muy proteicos como el pescado y la carne blanca: nos hacen sentir satisfechas sin necesidad de consumir más comida.

5.     Los condimentos fuertes, las grasas, el licor, las  gaseosas y el café en exceso, sobre todo si ya estás sobrepasando los 40 años, son alimentos y bebidas que muy probablemente incrementan los problemas gástricos.

 

Sabemos que hay noches en las que te provoca picar algo, para esos momentos, Figurella te recomienda los omelettes hechos con claras de huevo, te permiten realizar las combinaciones que quieras, con espinacas tomate, pollo, pavo. Lo dejamos a tu imaginación. Además cuidan tu salud y tu figura.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *