¿Qué efectos ha tenido la pandemia por COVID-19

¿Qué efectos ha tenido la pandemia por COVID-19 en la lucha contra la resistencia antimicrobiana?

Los antibióticos son medicamentos que se utilizan para prevenir y tratar infecciones provocadas por virus, bacterias, hongos y hasta parásitos. La resistencia antimicrobiana (RAM) se origina cuando estos microorganismos sufren cambios – sobreviven, crecen y se multiplican- y se vuelven inmunes a este tipo de fármacos.

La pandemia ha acaparado la atención del mundo y los sistemas de salud, durante lo que llevamos del año 2020, generando también consecuencias en la lucha contra la resistencia de los microorganismos a los antibióticos y el manejo de infecciones.

Factores que han agravado la RAM

Si bien es demasiado pronto para evaluar el impacto total de la pandemia en la lucha contra la RAM, la crisis generada por la misma ha agravado el problema de resistencia a los antibióticos, el cual viene sucediendo desde hace muchos años en el mundo.5 Se estima que la RAM causa cerca de 700.000 muertes anualmente y se espera que para el año 2050 sean alrededor de 10 millones, si no se combate a tiempo.

La resistencia a los antibióticos ha incrementado en este 2020 debido al:

  • Aumento de la prescripción de antibióticos para prevenir infecciones bacterianas secundarias: aunque la COVID-19 es una infección viral y no se trata ni previene con antibióticos, los pacientes con este padecimiento o expuestos a cualquier otro microorganismo (por ejemplo influenza o neumococo), se vuelven muy susceptibles a contraer una infección bacteriana secundaria y por eso, los médicos indican antibióticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja el uso de antibióticos para casos leves de COVID-19 y sí los recomienda en casos graves, con mayor riesgo de infecciones bacterianas secundarias o muerte.

  • Incremento de consultas vía telemedicina también ha tenido su efecto: ciertos estudios han demostrado que la prescripción de antibióticos es mayor en las citas de atención virtual que en las presenciales.
  • Uso indebido y continuo de los antibióticos en la agricultura.
  • Reasignación de recursos designados para la vigilancia de la resistencia antimicrobiana hacia otros intereses: las prioridades del mundo actual a raíz de la pandemia han causado una reducción en las actividades que buscan la erradicación de la RAM, por ejemplo en las relacionadas con las medidas para la tuberculosis multirresistente.

¿Por qué preocuparse por la resistencia antimicrobiana?

  • Infecciones serias como la neumonía y tuberculosis pueden llegar a ser imposibles de tratar.
  • Muchos procedimientos médicos de rutina podrían llegar a ser peligrosos, debido al riesgo de que el paciente se infecte en el hospital con un microorganismo multirresistente a los antibióticos.
  • Infecciones y lesiones menores pueden convertirse en una amenaza de vida.
  • Viajar podría considerarse muy riesgoso, impactando el comercio global.
  • Una de cada cuatro infecciones en áreas de cuidados intensivos, con estadías de largo plazo, son causadas por bacterias resistentes a los antibióticos.

Datos claves acerca de los antibióticos y la RAM

  • De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la RAM es catalogada como una de las mayores amenazas para la salud global, que puede afectar a cualquier persona y sin distinción de edad.
  • Gracias a los medicamentos antimicrobianos, se pueden tratar infecciones menores, curar aquellas que son severas, realizar cirugías complejas y hasta dar tratamientos inmunosupresores a personas con cáncer.
  • La resistencia a los antibióticos aumenta el costo de atención sanitaria debido al tiempo prolongado de hospitalizaciones, requiere una atención más intensiva del paciente e inclusive, puede incrementar la mortalidad.

¿Cuáles son esas bacterias multirresistentes?

  • Escherichia coli: esta bacteria es una de las más comunes que viven en los intestinos. Puede provocar infecciones graves (de vías urinarias, del torrente sanguíneo y a nivel abdominal) e intoxicación alimentaria y tiene la capacidad de volverse resistente a muchos antibióticos.
  • Streptococcus pneumoniae: es común que se encuentre en las vías respiratorias y puede provocar infecciones potencialmente mortales como neumonía, otitis media, infecciones del torrente sanguíneo y septicemia.
  • Aspergillus fumigatus: conocida como la aspergilosis invasiva, se trata de una enfermedad grave y progresiva que se presenta de manera significativa en personas con un débil sistema inmunitario. Suele manifestarse en los pulmones antes de diseminarse a otros órganos.
  • Staphylococcus aureus (MRSA): es una bacteria que se encuentra presente en cualquier persona y además, es resistente al antibiótico meticilina. Puede desencadenar neumonía relacionada con la estadía en el hospital, bacterias en el torrente sanguíneo, infecciones de la piel y los tejidos blandos y hasta neumonía necrosante rápidamente mortal.
  • Rhizopus oryzae: conocida como mucormicosis, es una infección fúngica grave e invasiva. Suele presentarse en personas que tienen el sistema inmunitario débil o diabetes mellitus no controlada. La infección se da en las vías respiratorias superiores antes de invadir vasos sanguíneos.
  • Pseudomonas aeruginosa: tiene alta resistencia a muchos antibióticos y puede provocar infecciones (vías urinarias, septicemia y neumonía) potencialmente mortales. Por lo general, se presenta en personas hospitalizadas o en quienes tienen el sistema inmunitario débil.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *