09 Oct
Artritis Reumatoide
Escrito por Gui Rodríguez |
Read 465 times Published in Salud y Belleza
 
Font size decrease font size increase font size
Rate this item
(1 Voto)

12 de octubre: Día Mundial de la Artritis Reumatoide

 

 

Enfermedad crónica afecta las articulaciones de las manos y pies de manera irreversible

 

Causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones.

 

Padecimiento se presenta entre los 35 y 60 años.

 

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica, de causa desconocida y autoinmune, en la que ciertas células del sistema inmunológico no funcionan correctamente y atacan tejidos sanos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta condición de salud, afecta a 40 millones de personas en el mundo, de las cuales, dos de cada tres son mujeres.

 

La AR forma parte del grupo de enfermedades reumáticas, que normalmente afectan al sistema musculoesquelético, y entre las cuales se encuentran padecimientos muy distintos: algunos son simples como una tendinitis y otros más complejos, tal es el caso del lupus eritematoso generalizado.

 

¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

La doctora Alejandra López, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC), indicó que los principales síntomas son: inflamación en las articulaciones, sensación de dolor con tan sólo un apretón de manos y rigidez matutina.

 

La inflamación en las articulaciones suele darse de forma progresiva y se manifiesta en las muñecas, los nudillos, dedos de las manos y pies, hombros, las rodillas, los tobillos, las caderas y los codos. Cuando la hinchazón es constante puede dañar huesos, tendones y ligamentos alrededor de las articulaciones.

 

Las articulaciones que más se afectan son las de manos y pies (90%), seguidas por las de los tobillos y las rodillas (80%). Es por esto que el solo hecho de ejercer presión en la mano con un apretón o al apoyarla sobre una superficie dura puede provocar dolor y esa sensación es señal de alerta”, comentó la doctora Alejandra López, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC).

 

Asimismo, las personas con AR, presentan rigidez o dificultad para moverse durante las mañanas, esto debido a la acumulación del líquido generado en el proceso inflamatorio nocturno o posterior a un descanso prolongado. Puede ocurrir en cualquier articulación del cuerpo; sin embargo, es más común en las manos.

 

Un diagnóstico oportuno con el médico especialista

Cuando un paciente experimenta alguno o varios de los síntomas de AR, lo recomendable es asistir al médico reumatólogo. Para brindar el diagnóstico correcto, el especialista realizará una historia clínica y un adecuado análisis físico de la persona; además, puede referirle exámenes de laboratorio que incluyen: un hemograma, pruebas indirectas de inflamación (Velocidad de Eritrosedimentación o VES y Proteína C Reactiva o PCR), un estudio para determinar el factor reumatoide o FR y uno para detectar anticuerpos contra el Péptido Cíclico Citrulinado o anti-CCP.

 

Según la doctora Alejandra López, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC), actualmente se fomenta el diagnóstico temprano de la artritis reumatoide, con el propósito de iniciar a tiempo el esquema de tratamiento más adecuado para cada paciente -ya que existen diferentes tipos de terapias- y así, detener la progresión de la enfermedad, minimizar el riesgo de lesiones articulares a largo plazo y preservar, hasta donde sea posible, la calidad de vida de la persona.

 

Tratamiento para una enfermedad sin cura

Si bien la AR no tiene cura, existen tratamientos que permiten, cada vez más, un mayor control al minimizar los síntomas, detener su progresión y evitar el funcionamiento deficiente de las articulaciones, para que no haya un daño permanente. Destacan las siguientes:

 

Las terapias modificadoras de la enfermedad: las cuales hacen que sus efectos, a largo plazo, sean menores. Ofrecen un alto grado de alivio de los síntomas a los pacientes, quienes pueden realizar sus actividades diarias de forma normal o casi normal.

 

Los medicamentos para el dolor e inflamación a corto plazo (antiinflamatorios no esteroideos conocidos como AINEs): disminuyen la hinchazón y sobrellevan el dolor diario, pero no modifican la evolución de la enfermedad.

 

Una parte esencial del tratamiento es educar al paciente en cómo puede hacerle frente a la enfermedad y la importancia de seguir el tratamiento correctamente y de visitar al reumatólogo con regularidad.

Add comment