Alimentación saludable y actividad física, claves para evitar la diabetes

Se ha convertido en una de las principales condiciones crónicas del siglo XXI, poniendo en riesgo la salud y la vida de millones de personas a nivel mundial.  Estamos hablando de la diabetes.  La diabetes es una enfermedad crónica en la que hay elevación de la glucosa o azúcar en sangre. Ocurre cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina para mantener los niveles de glucosa normales o cuando el cuerpo no puede utilizar la insulina que produce efectivamente.

“Los tipos más comunes de diabetes son, la diabetes tipo 2 que ocurre en el 90% de las personas con diabetes y la diabetes tipo 1 en aproximadamente el 5% de los casos.  La diabetes tipo 2 es la forma más común y ocurre frecuentemente en personas con sobrepeso u obesidad. El sobrepeso conlleva al desarrollo de insulino resistencia (la insulina es la hormona producida por el páncreas que mantiene los niveles de glucosa en sangre normales).  “Cuando se tiene insulino resistencia la insulina no funciona correctamente y con el tiempo se elevan los niveles de glucosa en sangre”, nos explica la Doctora Ana Elena Espinosa, Endocrinóloga del Hospital Paitilla.

Por otro lado, en la diabetes tipo 1 ocurre un ataque inmune a las células productoras de insulina del páncreas. Y el páncreas pierde la capacidad de producir insulina lo que hace que la glucosa en sangre se eleve.   

Un punto muy importante son las posibles secuelas de la enfermedad ya que con el tiempo puede conllevar complicaciones macrovasculares como infarto cardíaco o infarto cerebral. También pueden ocurrir a largo plazo, complicaciones microvasculares como enfermedad renal, neuropatía y retinopatía diabética.

Los diagnósticos de prediabetes y diabetes se pueden hacer con pruebas de laboratorio. Las dos pruebas más comúnmente realizadas son la glucosa en ayunas y la hemoglobina glicosilada (HbA1C). La prediabetes es una condición en la que las glucosas están elevadas por arriba de lo normal pero no llegan a estar en el rango de diabetes. Entre el 25-33 % de las personas con prediabetes desarrollan diabetes tipo 2 en el futuro.

Los síntomas de la diabetes son fatiga, aumento de la sed, hambre, aumento de la frecuencia y cantidad de orina y pérdida de peso. Estos síntomas ocurren cuando las glucosas están bastante elevadas arriba de 200 mg/dl. Sin embargo, cuando las glucosas no están tan elevadas, la diabetes no da síntomas, por ello es importante evaluar a las personas que estén en riesgo de desarrollarla.

“Hablando del riesgo, además del sobrepeso u obesidad, el médico tomará en cuenta si el paciente cuenta con una historia familiar de diabetes, historia de diabetes en el embarazo, triglicéridos elevados, dislipidemia (concentración elevada de lípidos) e hipertensión, para realizar las pruebas diagnósticas de diabetes.  Además, se recomienda que a todas las personas arriba de 45 años de edad se les hagan las pruebas para evaluar si tienen diabetes”, nos indica la Doctora Espinosa.

La diabetes está asociada a otras enfermedades crónicas como la hipertensión (principalmente en la diabetes tipo 2), problemas de colesterol y lípidos. Por ello, el manejo de la diabetes debe ser multifactorial/multidisciplinario e incluir control de las glucosas en sangre, control del peso, control de la presión arterial, lípidos y educación al paciente.

Podemos disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad manteniendo una alimentación saludable, un peso normal para nuestra edad y estatura, y si se tiene sobrepeso u obesidad, trabajar en perder peso y realizar actividades físicas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.